Los rebeldes chadianos aseguran haber tomado posiciones en torno a la capital

  • Piden al al presidente, Idriss Deby, que negocie un acuerdo de reparto de poder, advirtiendo de que de lo contrario lanzarán una ofensiva contra la capital

Los rebeldes chadianos anunciaron el viernes que sus fuerzas han tomado posiciones en torno a Yamena y pidieron al presidente, Idriss Deby, que negocie un acuerdo de reparto de poder, advirtiendo de que de lo contrario lanzarán una ofensiva contra la capital.

En la capital, se respira la tensión y sus habitantes han optado por quedarse en casa, por lo que las calles permanecen prácticamente desiertas salvo por el refuerzo militar desplegado, con puestos de control y patrullas en distintos puntos. Además, helicópteros militares sobrevuelan Yamena.

El Ejército se desplegó para defender la capital, en el oeste del país, el jueves después de que una columna rebelde de 300 vehículos avanzara desde la frontera este del país con Sudán. Las autoridades chadianas acusan a Sudán de armar y apoyar a los grupos rebeldes que luchan contra el presidente Déby, quien tomó el poder en una revuelta también desde el este en 1990.

Los rebeldes parecen intentar conseguir una rápida victoria militar antes del inminente despliegue de la fuerza de paz de la Unión Europea en el este de Chad. Tras avanzar hasta unos 250 kilómetros al este de Yamena el jueves, el líder rebelde Timane Erdimi declaró el viernes a Radio France International que las fuerzas rebeldes se han separado y tomado posiciones alrededor de la capital.

"Incluso aunque estamos a las puertas de palacio, estamos dispuestos a negociar un verdadero reparto del poder", declaró Erdimi. "Si esto no ocurre, nos veremos forzados a lanzar hostilidades para expulsar a Déby del poder, así de simple", añadió, subrayando que "es Déby quien tiene que decidir entre la paz y la guerra".

El Gobierno por el momento no ha reaccionado, pero el Ejército ha establecido un cordón de seguridad en torno a la capital, que fue directamente atacada por los rebeldes en abril de 2006, dejando varios cientos de muertos.

El palacio presidencial en Yamena está fuertemente vigilado por soldados, según los habitantes. Además, la red de telefonía móvil ha sido interrumpida y los habitantes tienen que enviar la información por correo electrónico. Además, las embajadas extranjeras en Chad están recomendando a sus nacionales que permanezcan en casa y eviten viajar por el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios