El régimen militar birmano prolonga el arresto de la líder opositora Suu Kyi

  • La líder de la opsición y premio Nobel de la Paz en 1991 ha pasado en esta situación 12 de los últimos 20 años.

La junta militar que gobierna Myanmar prolongó hoy el arresto domiciliario de la líder de la oposición Aung San Suu Kyi por otros seis meses, confirmaron fuentes del gobierno.

Previamente, la policía había arrestado a 18 simpatizantes de la premio Nobel de la Paz 1991 que se habían reunido delante de su residencia para protestar, señalaron fuentes de la oposición.

Suu Kyi está bajo arresto domiciliario desde hace cinco años. Desde que regresó al país en 1988, pasó en total 12 años bajo ese régimen de detención.

La última extensión de su detención se produjo en el 18 aniversario del triunfo de su Liga Nacional por la Democracia (LND) en las últimas elecciones generales de 1990. La junta se negó a reconocer el resultado de esos comicios.

Los 18 miembros de la LND fueron detenidos por la policía cuando marchaban de la sede central del partido hasta la residencia de Suu Kyi en Rangún. La policía los llevó en dos vehículos hacia un destino desconocido.

Un comunicado de la LND reclamó a la junta la inmediata liberación de Suu Kyi y del vicepresidente del partido, Tin Oo, "que están detenidos en sus casas por sus continuos esfuerzos por la democracia y los derechos humanos en este Estado".

En una aparente anticipación a una manifestación, las autoridades birmanas estacionaron hoy cinco coches patrulla y un coche celular a las afueras de la sede de la LND y levantaron bloqueos en la calle que pasa por delante del recinto en el que vive Suu Kyi.

Suu Kyi y Tin Oo permanecen bajo arresto domiciliario desde el 30 de mayo de 2003, cuando las autoridades acusaron a la líder opositora de poner en peligro la seguridad nacional después de que matones progubernamentales la atacaran a ella y a sus seguidores en Dapyin, norte de Myanmar, matando a 70 simpatizantes de la LND.

Según la ley de Myanmar, el gobierno no puede mantener presos acusados de poner en peligro la seguridad nacional por más de cinco años.

La detención generará una nueva ola de críticas de las democracias occidentales, que ya condenaron duramente el mal manejo que hizo la junta de las consecuencias del paso del ciclón "Nargis", que dejó 133.000 muertos y desaparecidos el 2 y el 3 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios