La primera dama, el arma secreta de Cameron

  • Samantha parece tener aquello que necesita la prensa del corazón: es guapa, lista, viste siempre impecablemente, es madre, un tanto arribista y su marido está a sus pies.

Para la mayoría de los británicos ella sigue siendo Sam Cam, pero su nombre completo es Samantha Cameron, la esposa del nuevo primer ministro, David Cameron, y nueva primera dama del país. Cuando su marido posó con ella tras su primer discurso como primer ministro y puso cariñosamente su mano en la barriga de su mujer embarazada derritió a toda la nación.

Samantha parece tener aquello que necesita la prensa del corazón: es guapa, lista, viste siempre impecablemente, es madre, un tanto arribista y su marido está a sus pies. Gracias a su franqueza delante de la prensa, los británicos ya conocen bastante bien a esta mujer de 39 años. Durante la campaña electoral se la pudo ver todo el tiempo junto al jefe de los conservadores, su marido.

Incluso a menudo subía vídeos a internet, hechos por ella misma en casa. Sam Cam (juego de palabras a partir de Cameron y Cam, cámara de vídeo) participa con gusto en la presentación de los Cameron y de sus hijos, por lo que su marido también la llama su "arma secreta". "Ha sido una experiencia maravillosa pasar tanto tiempo al lado de David", comentó Samantha tras las elecciones. Con ello, ha conseguido darle a su marido el "factor humano" necesario. Ella lo justifica alegando que "David no es perfecto y es muy nervioso; por ejemplo, es bastante desordenado en casa", como dijo durante una entrevista en televisión. Pero él tampoco la ha dejado en la estacada en los peores momentos. Una prueba de peso fue para ellos el periodo tras la muerte de su hijo de seis años, Ivan, quien tenía una misnusvalía grave, en enero de 2009. Pero su alegría fue tanto mayor al presentar a su "bebé de campaña", según lo denominó la propia pareja, que nacerá en septiembre.

Samantha está acostumbrada a la vida del ámbito conservador. Creció en una finca en el campo y su padre es sir. Después de que fracasara el matrimonio de sus padres, su madre se casó con un lord y ministro tory. La misma Samantha conoció a David cuando eran adolescentes y ha vivido su ascenso político muy de cerca.

Pero incluso cuando a los Cameron les gusta presentarse como una familia de la calle, una de las cosas que le dan valor a Samantha es el no actuar de forma demasiado conservadora. Estudió Bellas Artes y supuestamente tiene un tatuaje. También ha dicho que incluso después de su mudanza al número 10 de Downing Street quiere seguir trabajando como directora creativa de una firma de artículos de escritorio de lujo. Durante la campaña aparecieron, además, varias fotos suyas de hace años en las que posaba para una amiga con una falda corta y en una pose lasciva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios