La llama olímpica corona el Everest en manos de una mujer tibetana

  • Las autoridades chinas despliegan grandes medidas de seguridad para impedir que haya manifestaciones de apoyo al Tíbet durante el ascenso a la cumbre más alta del mundo

La antorcha olímpica culminó hoy por primera vez en su historia el ascenso al monte Everest, considerado el "techo del mundo" por ser, con 8.850 metros de altitud sobre el nivel del mar, el más alto del planeta, adonde accedió en manos de una mujer tibetana.

Ci Ren Wang Mu, una montañera tibetana de 19 años, fue la quinta y última relevista en el ascenso y la encargada de recibir la llama olímpica en la cumbre del monte, conocido en China y en el Tíbet como "Qomolangma", según la retransmisión en directo por el canal estatal Televisión Central de China 4 (CCTV4). El momento histórico se produjo a las 9.18 hora local de Pekín (1.18 GMT), después de que un equipo de 19 escaladores iniciaran el ascenso desde el campamento base de avance, a 8.300 metros de altitud, a las 3.00 de la madrugada.

"Gracias por haberme dado esta oportunidad", dijo Ci Ren, tras guardar silencio por unos minutos al recibir el fuego de Olimpia. Las imágenes mostraron cómo el histórico ascenso, envuelto en una espesa nube, fue muy dificultoso y emotivo, y algunos montañeros rompieron a llorar al ser culminada la cima. El tercer relevista, Ni Ma Ci Ren, también tibetano, gritó el lema olímpico, "Un mundo, un sueño", al hacerse con la antorcha y recorrer los pocos metros que lo separaban del cuarto portador.

El resto de escaladores, de distintas etnias, se unieron a la tibetana en la cima, cuya culminación olímpica se ha convertido para China en una cuestión de Estado y de orgullo patrio para demostrar su hegemonía territorial después de las revueltas tibetanas del 14 de marzo en Lhasa.

La prensa internacional desplazada al campamento base del monte informó que la seguridad entorno al Everest, fronterizo entre China y Nepal, es muy intensa. Con estas medidas, las autoridades quieren evitar cualquier tipo de manifestación de apoyo al Tíbet como las que interrumpieron el relevo principal de la antorcha por numerosas ciudades del mundo, como Londres, París y San Francisco.

El relevo paralelo en el Everest, equipado con una antorcha especial para adaptarse a la falta de oxígeno a esa altitud, estuvo compuesto por un equipo de 22 escaladores tibetanos, 8 de la etnia mayoritaria Han y otro de la minoría Tujia. Desde hace más de una semana los 31 escaladores estuvieron entrenando en la ruta de llegada a la cumbre por la cresta noreste del Everest, cuya culminación fue retrasada después de que las nieves del fin de semana afectaran la cordada que lleva a la cumbre.

El recorrido principal de la antorcha de Pekín 2008 es el más ambicioso y largo de la historia del olimpismo, con 137.000 kilómetros a lo largo de 5 continentes con una duración de 130 días, y la llama pisó territorio chino a principios de este mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios