La negociaciones entre Siria e Israel crispan a los colonos del Golán

  • El Estado judío prevé una transición de 15 años mientras que Damasco aspira a que sea una década · Siete de cada diez israelíes rechazan la retirada de la zona

Comentarios 1

"Peligroso, desconsiderado, irresponsable" son las palabras con que Delia Amos, portavoz de más de 18.000 colonos judíos en los Altos del Golán, describe airada la reanudación de negociaciones indirectas entre Siria e Israel.

Y lo peor de todo para Amos es que "tras muchas promesas vacías en el pasado", la hipótesis de una retirada de los judíos de los Altos del Golán, ocupados por Israel en la Guerra de los Seis días en 1967, es ahora tenida en cuenta por su Gobierno más en serio que nunca.

El anuncio de la reanudación de conversaciones entre ambos países, enemistados desde hace décadas, cayó como una bomba en los habitantes de la meseta. "El ambiente está muy complicado", describe Avner Talmon, propietario de un molino. "Realmente me preocupa", aseguró.

"Deberíamos lograr un tratado para que la devolución (del territorio ocupado) sólo se confirme pasados varios años. Primero debe reinar la paz. Y luego se puede ver a dónde va el territorio", sugiere Talmon.

El propietario de esta pujante empresa familiar descarta sin embargo cualquier recurso a la violencia: "Aquí no habrá ningún movimiento de resistencia. Ni choques ni levantamientos. Todos somos muy disciplinados".

Gary Black, que llegó de Gran Bretaña a Israel y se instaló en el kibbutz Mevo Hama, cuenta que "hace más de 30 años tomamos la decisión de que nos marcharíamos si alguna vez era necesario".

El caso de su hijo, de 27 años, es más complejo. "Nació aquí. Para él es su patria. No conoce otra cosa", continúa Black.

El ex brigadier Zvico Vogel, que sirvió 18 años en el Golán, señala grandes estaciones de radar en la distancia: "Esos son los oídos y los ojos de nuestro país. Cuando un pájaro vuela en Damasco, no sólo sabemos su nombre, sino también a dónde se dirige".

Para Vogel hay aun otra razón que explica la importancia estratégica de los Altos del Golán: "Desde aquí un avión de combate tarda menos de 40 segundos hasta Haifa". Por estos motivos pide un período de 100 años de paz antes de que el territorio sea sirio.

Esas propuestas ya parecen estar fuera de negociación. Medios locales afirman que Israel prevé una fase de transición de 15 años, mientras que Siria aspira a reducirla a diez. Tampoco se descarta la posibilidad de una zona conjunta con pasos abiertos y un corredor fronterizo en algún lugar intermedio.

Además de los 18.000 colonos, en el Golán viven unos 17.000 árabes que pertenecen a la comunidad religiosa drusa. Aunque tienen derecho a la ciudadanía israelí, la mayoría ha rechazado esa posibilidad por temor a ser considerados traidores por los sirios y recibir el trato acorde a esa condición en caso de una devolución del territorio a Damasco.

Según encuestas recientes, siete de cada diez israelíes rechazan una retirada del Golán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios