Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

La misión de la ONU en Darfur nace con unas dificultades casi insalvables

  • Aunque comenzó oficialmente con el año nuevo, la Unamid necesitará meses para poder desplegarse en la conflictiva región · Sudán rechaza a los cascos azules porque teme perder parte de su soberanía

Oficialmente, la mayor misión de Naciones Unidas en la región de Darfur, en el oeste de Sudán, comenzó junto con el año 2008. Pero pasarán meses hasta que los 26.000 hombres que integran la fuerza conjunta de la ONU y la Unión Africana (UA) estén plenamente desplegados en la conflictiva zona.

Las esperanzas de que haya una rápida solución al conflicto y que los millones de refugiados se sientan seguros son mínimas, en vista de la constante controversia con el Gobierno sudanés sobre el equipamiento y mandato de la fuerza Unamid. Algunos expertos hablan incluso de una "misión imposible".

También advierte de que no hay que tener muchas expectativas el general Martin Luther Agwai, comandante hasta ahora de la fuerza de la UA y futuro líder de la Unamid. Sin una verdadera paz en Darfur, una región del tamaño de Francia, las posibilidades de sus soldados son muy reducidas. Y el acuerdo de paz de 2006, respetado únicamente en líneas muy generales, sólo fue firmado por las milicias armadas menos importantes.

Desde entonces se han retirado del convenio incluso los rebeldes que querían la paz, y acusan al Gobierno de Jartum de falta de seriedad en la búsqueda de una solución al conflicto. También las actuales conversaciones de paz están lejos de llegar a un resultado positivo.

Expertos del Grupo Internacional de Crisis advierten que los rebeldes se han dividido aún más desde el acuerdo de paz y que se han diluido los límites, si es que alguna vez estuvieron claros, entre milicias de origen árabe y africanos negros. El conflicto de Darfur se vuelve cada vez menos transparente y la posición del gobierno amenaza con hacer fracasar a Unamid ya desde el principio.

En una entrevista, Agwai subrayó hace poco que sus tropas necesitan al menos 18 helicópteros de transporte y entre 12 y 18 de combate para poder realizar su tarea medianamente bien.

Pero en este tema no sólo hay problemas con los donantes de fondos, sino también con el Gobierno sudanés, que se opone tanto al uso de helicópteros como al envío de un número mayor de soldados de países no africanos.

Jartum rechaza sobre todo a los cascos azules estadounidenses y europeos. Las fuertes protestas de parte del Gobierno suenan a que teme una invasión y una pérdida de su soberanía.

Agwai, ex comandante en jefe de las fuerzas armadas nigerianas, tiene que ser por tanto no sólo general, sino diplomático. Muchos observadores creen que se está haciendo cargo del "trabajo más duro de África".

Los habitantes de Darfur tienen que reconocer que no hay ninguna solución militar al conflicto y que los problemas sólo pueden ser resueltos en la mesa de negociaciones, subraya el general.

"Quiero que la gente de Darfur sepa que tenemos algunas limitaciones, pero que damos lo mejor de nosotros para darles seguridad en la medida de nuestras posibilidades", afirma Agwai. Eso rige sobre todo para la protección a la ayuda humanitaria y la seguridad de las personas en los campamentos de refugiados.

Mientras tanto, el Ejército sudanés lanzó un ataque combinado por aire y tierra contra posiciones rebeldes en Darfur, en el que murieron cuatro civiles, informó ayer la versión digital del Sudan Tribune. según informaciones facilitadas por Abdelwahid al Nur, fundador del Ejército de Liberación de Sudán (ELS).

"Unos 4.000 soldados participaron en el ataque terrestre contra nuestras posiciones en Wadi Toro, Balaroy y Shao Fogo en el noroeste de Jabal Marra", dijo Al Nur. También dijo que dos aviones militares Antonov asaltaron las tres posiciones rebeldes antes del ataque terrestre.

Al Nur, que rechazó participar en el proceso de paz dirigido por la Unión Africana (UA) y la ONU, condenó el ataque diciendo que Jartum sigue pensando que puede poner fin a la crisis de Darfur por medios militares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios