Los laboristas británicos sufren su peor derrota de los últimos 40 años

  • El partido de Brown desciende a la tercera posición, superado por los conservadores y los liberal-demócratas · El líder conservador cree que los resultados son un voto de confianza a su partido

Los laboristas del primer ministro británico, Gordon Brown, han sufrido el peor revés electoral en unos comicios municipales en cuarenta años, al quedar muy por detrás de los conservadores e incluso de los liberal-demócratas. "Baño de sangre para Brown", resumió el vespertino Evening Standard, en base a los primeros resultados.

Cuando lleva menos de un año en el poder, Brown ha sufrido un batacazo similar al del ex primer ministro conservador John Major en 1995, dos años antes de que perdiera las elecciones generales ante el empuje de Tony Blair, el líder emergente de los laboristas.

El laborismo, que debe convocar comicios generales como muy tarde en el 2010, obtuvo el 24% de los votos, mientras que los conservadores de David Cameron han sacado un 44% y los liberales demócratas (terceros del país) un 25%.

De los 159 municipios en juego en Inglaterra y Gales, los conservadores consiguieron 256 concejales y doce municipios más de los que tenían hasta el jueves, mientras que los laboristas perdieron 331 concejales y nueve municipios, en tanto que los liberal demócratas ganaron 34 concejales y un municipio.

"La última vez que los laboristas cosecharon tan malos resultados los Beatles estaban en los primeros puestos de escucha y los hippies estaban de moda", comentó un analista político de la BBC. La participación electoral, según los medios británicos, se situaba en torno a un paupérrimo 35%.

El mismo primer ministro, que sucedió a Tony Blair en junio del 2007, reconoció que los laboristas sufrieron un "decepcionante" resultado, pero dijo que su formación está en condiciones de aprender del revés electoral.

En unas declaraciones a la prensa en su residencia oficial de Downing Street, Brown puntualizó que su partido "ha escuchado" y "reflexionará" sobre lo que ha pasado. "Está claro que ha sido una noche decepcionante, ciertamente una mala noche para el laborismo", subrayó el jefe del Gobierno, que culpó del revés a la actual crisis crediticia.

"La prueba del liderazgo no es lo que pasa en periodos de éxito, sino lo que pasa en circunstancias difíciles", añadió.

En cuanto al resultado de los comicios en Londres, Brown se limitó a destacar los logros conseguidos por el aspirante laborista, el actual alcalde Ken Livingstone, durante sus ocho años al frente de la institución municipal.

Lo que es más grave para los laboristas es que han perdido en zonas en las que tradicionalmente eran mayoría, como en Reading o Northumberland, donde gobernaban desde hace más de 20 años.

Por su parte, el líder conservador, David Cameron, primero de la oposición, destacó el "voto de confianza" que su formación ha recibido en estas elecciones locales. En unas declaraciones al salir de su casa en Londres, Cameron dijo que se trata de "un gran momento" para los tories. "Creo que estos resultados -añadió- no son sólo un voto contra Gordon Brown y su Gobierno. Creo que se trata de un voto de confianza en el Partido Conservador".

"Creo que es un gran momento para el Partido Conservador, pero no quiero que nadie piense que merecemos ganar una elección ante el fracaso de un Gobierno", puntualizó Cameron.

"Quiero que demostremos que podemos conseguir los cambios que la gente quiere ver. Nos vamos a dedicar a ello en los próximos meses", resaltó el líder conservador.

Proyectados a unas elecciones generales, los resultados de las municipales del jueves darían a los conservadores una mayoría de 138 escaños en la Cámara de los Comunes, según la BBC.

"Creo que hay que reconocer que las elecciones se han celebrado en un contexto de preocupación de la gente por el estado de la economía y el impacto que tendrá en su vida diaria", dijo la ministra de Deportes, Tessa Jowell.

138

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios