La fiscalía investiga al prefecto de Nápoles por la crisis de las basuras

  • Alessandro Pansa ha sido inculpado junto a otros 25 funcionarios, a los que se acusa de trafico ilegal de basuras, falsificación de documentos públicos y estafa al Estado

El prefecto de Nápoles, Alessandro Pansa, es investigado por la fiscalía local por supuestas irregularidades cometidas cuando era comisario extraordinario para la crisis de las basuras, caso que ha llevado hoy al arresto domiciliario de 25 funcionarios, informaron fuentes judiciales.

El aviso de inculpación enviado por la fiscalía napolitana al gobernador civil Pansa, según esas fuentes, citadas por los medios locales, se refiere a unos documentos enviados a la empresa FIBE, que se encargaba de las basuras en la región de Campania y que también es investigada por presuntas irregularidades.

Pansa fue comisario para afrontar la crisis de las basuras desde julio a diciembre del pasado año.

Las órdenes de arresto domiciliario han sido dictadas contra 25 empleados y funcionarios del comisariado para las basuras. Entre los arrestados destacan Marta De Gennaro, responsable del sector Sanidad de Protección Civil, y Michele Greco, dirigente de la región de Campania.

Todos están acusados, según las mismas fuentes, de supuesto trafico ilegal de basuras, falsificación de documentos públicos y estafa al Estado.

El caso se ha conocido mientras el Gobierno pone en marcha medidas de urgencia para acabar con las toneladas de basuras arrojadas en las calles y plaza de Nápoles y pueblos de la provincia y pocas horas después de que vecinos de Chiaiano levantaran las barricadas formadas en los últimos días con contenedores de basuras para impedir la construcción de un basurero en el término municipal.

Los técnicos de la sociedad regional de protección ambiental (ARPAC) entraron ya hoy en la zona donde será instalado el basurero para analizar el terreno de toba existente y sus características. Se espera que funcione en una veintena de días.

En esa área, que hasta ahora se dedicaba a polígono de tiro, podrán ser descargadas 700.000 toneladas de basura.

Si en los días pasados disminuyeron los incendios de basuras en las calles de Nápoles, en parte gracias a la lluvia caída, esta madrugada fueron aplicados medio centenar de fuegos en zonas donde se agolpan aún cientos de kilos de inmundicia, con el consiguiente riesgo para la salud por la dioxina desprendida, informaron los bomberos.

El Gobierno de Silvio Berlusconi aprobó recientemente una serie de medidas extraordinarias para hacer frente a la emergencia creada por las basuras, entre ellas las apertura de nuevas descargas, nuevos vertederos e incineradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios