La "conexión" panameña de McCain

  • Si el aspirante republicano lograse finalmente la Presidencia, se convertiría en el primer mandatario que no nació en EEUU, un asunto polémico por la restricción que hace la Constitución

Si el aspirante republicano John McCain gana en noviembre las elecciones presidenciales de Estados Unidos, habrá establecido varios hitos. El más conocido es el de la edad, porque nadie accedió a la Casa Blanca a una edad tan avanzada como los 71 años, pero el más llamativo y potencialmente polémico sería el de su lugar de nacimiento.

Nacido en Panamá en 1936, McCain se convertiría en el primer presidente que no vio la luz en Estados Unidos. Al menos que se sepa, porque existen rumores de que Chester A. Arthur, el vigesimoprimer presidente, nació en Canadá aunque él siempre aseguró haberlo hecho en Vermont.

La cuestión no es baladí, e incluso podría llegar hasta los tribunales por uno de los muchos puntos abiertos a la interpretación de la venerada Constitución estadounidense.

La sección primera del artículo dos de la Carta Magna de 1787 dice: "Sólo las personas que sean ciudadanos por nacimiento o que hayan sido ciudadanos de los Estados Unidos al tiempo de adoptarse esta Constitución, serán elegibles para el cargo de Presidente".

El artículo pretendía evitar que personas que obtuviesen la nacionalidad a posteriori se convirtiesen en mandatarios, motivo por el cual por ejemplo Arnold Schwarzenegger, nacido en Austria, sí puede ser gobernador de California pero nunca presidente.

El término "ciudadanos por nacimiento" (natural born citizens en inglés), sin embargo, originó una polémica que supera ya los dos siglos y que nunca fue aclarada. Desde la aprobación de la decimocuarta enmienda en 1868, se considera que son los ciudadanos "nacidos en Estados Unidos".

En ese punto es donde McCain podría tener problemas: nació en la base estadounidense de Coco Solo, en la zona del Canal entonces controlada por Estados Unidos, donde estaba destinado su padre. Sin embargo, la Zona del Canal nunca fue territorio estadounidense, y el Departamento de Estado tampoco considera las bases militares en el extranjero como territorio nacional, como sí ocurre con las embajadas.

Las leyes establecen sin dudas que McCain, que abandonó Panamá a los pocos meses de nacer y es senador desde hace más de dos décadas por Arizona, tiene derecho a la ciudadanía, pero no aclaran si también puede ser considerado un "ciudadano por nacimiento".

De hecho, según las autoridades panameñas, el candidato republicano podría perfectamente obtener la ciudadanía panameña e incluso llegar eventualmente a optar al cargo de presidente que en la actualidad ostenta Martín Torrijos.

Los demócratas ya aseguraron que no disputarán el lugar de nacimiento de McCain, un venerado veterano ex prisionero de guerra en Vietnam. Incluso promovieron una resolución en el Senado, secundada expresamente por los aspirantes Hillary Clinton y Barack Obama y aprobada la pasada semana, que declara a John Sidney McCain III como "ciudadano por nacimiento".

"Mi entendimiento es que si uno nace de padres estadounidenses, es naturalmente un ciudadano estadounidense por nacimiento", afirmó sobre el caso el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff.

La resolución, sin embargo, no es vinculante. Y cualquier ciudadano podría llevar el caso a la Justicia, lo que obligaría finalmente al Tribunal Supremo a manifestarse sobre la cuestión.

La polémica no es nueva. Ya en 1964 el aspirante republicano Barry Goldwater se enfrentó a una situación similar. Pero nadie llevó a los tribunales el hecho de que nació en Arizona en 1909, antes de que el territorio se convirtiese en estado de pleno derecho de la Unión. Y la cuestión murió cuando Goldwater perdió las elecciones ante Lyndon Johnson.

Mientras tanto, McCain sigue adelante con una campaña que podría convertirlo en presidente, un final con título de película: Un panameño en la Casa Blanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios