Una cadena de atentados en Iraq causa más de 100 muertos

  • La jornada de ayer fue una de las más sangrientas en el país en lo que va de año

Varios ataques y atentados perpetrados ayer en Bagdad y en otros lugares de Iraq causaron al menos 100 muertos y dos centenares de heridos en la jornada más sangrienta que se vive en el país árabe en lo que va de año.

La ola de violencia estalló en un momento delicado para la vida política del país, porque persiste la incertidumbre a la espera de que se confirmen los resultados de las elecciones legislativas de hace más de dos meses.

El ataque más grave de los perpetrados ayer se produjo en la ciudad de Hila, 100 kilómetros al sur de Bagdad, donde 36 personas perecieron y más de un centenar resultaron heridas por tres explosiones en un estacionamiento.

Fuentes del Ministerio iraquí del Interior aseguraron que primero estallaron dos coches-bomba cuando salían del trabajo varias decenas de trabajadores de una empresa de tejidos, en cuyo aparcamiento estaban colocados los artefactos. Cuando los equipos de rescate acudieron al lugar para auxiliar a las víctimas, un terrorista suicida hizo detonar un cinturón de explosivos adosado a su cuerpo.

La jornada había comenzado ya de modo sangriento por una cadena de ataques a cinco controles de la Policía y del Ejército. Algunos de esos ataques fueron cometidos por desconocidos armados con pistolas con silenciador, un hecho inusual en Iraq. Además de esos atentados con pistolas, varios artefactos estallaron en distintos puntos de Bagdad.

También hubo ataques en Faluya, al oeste de Bagdad; en Baquba, capital de la provincia central de Diyala, en el área de Tarmiyah, al norte de Bagdad; en Abu Graib, al oeste de capital, y en la ciudad norteña de Mosul.

Ningún grupo reivindicó inmediatamente la autoría de estos actos armados, aunque algunos de ellos llevan el sello de Al Qaeda, que recientemente perdió a sus dos figuras más importantes en Iraq, que fallecieron el pasado 18 de abril en una operación conjunta del Ejército de Iraq y de EEUU. Cinco días después, Al Qaeda demostró que seguía con fuerza y causó 61 muertos y más de un centenar de heridos en una serie de atentados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios