Veltroni dimite como principal líder de la oposición a Berlusconi

  • El fracaso en Cerdeña acelera la caída del presidente del Partido Democrático

La izquierda italiana, derrotada por Silvio Berlusconi en las elecciones regionales del domingo y lunes en Cerdeña con un margen de ventaja del 10%, entró en una grave crisis y sus líderes resultan cada vez más impopulares dentro de su propio electorado.

Con un gesto dramático, el presidente del opositor Partido Democrático (centro-izquierda), Walter Veltroni, presentó ayer su renuncia con el fin de evitar "la implosión" de su partido, según reconocen politólogos y editorialistas.

Las elecciones de Cerdeña eran consideradas un verdadero sondeo para los ciudadanos de centro-izquierda, que acusan a Veltroni de conducir una oposición excesivamente "tímida" y "moderada" frente a la atrevida y arrasadora estrategia de Berlusconi.

El jefe del Gobierno conservador, a quien las encuestas dan el 60% de popularidad, y que posee una inmensa mansión veraniega en la isla de Cerdeña, condujo la campaña prácticamente él mismo.

"Berlusconi es el dueño de Italia", sentenció el diario La Repubblica, tras admitir en un editorial que "la luna de miel entre Berlusconi y los italianos no ha terminado" a casi un año de su elección en abril del 2008. "La oposición a Berlusconi está cayendo como si fuera un dominó", subraya por su parte el influyente diario Il Corriere della Sera.

"El PD es incapaz de sentir las pulsaciones profundas de Italia", sostiene el rotativo, que teme otra derrota significativa en las elecciones en junio para el Parlamento europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios