La UE achaca las reacciones contra la directiva de inmigración al desconocimiento

  • El presidente de turno del Consejo Europeo asegura que las reacciones surgidas en Latinoamérica y África vienen de "que no entienden lo suficientemente bien lo que significa" el texto

El presidente de turno del Consejo Europeo, el primer ministro esloveno, Janez Jansa, atribuyó hoy a un posible desconocimiento de la normativa europea sobre inmigrantes irregulares las reacciones contrarias surgidas en Latinoamérica y África.

Las primeras reacciones "quizás fueron exageradas, quizás vienen de alguien que no entiende lo suficientemente bien lo que significa" el texto, afirmó Jansa en la conferencia de prensa final de la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la UE. Jansa añadió que posiblemente "alguien leyó un artículo en un periódico y no entendió completamente si se trata o no de una amenaza" para los inmigrantes.

El presidente de turno del Consejo Europeo afirmó que en esa normativa "no hay nada que no esté en línea con los estándares europeos, que son bastante altos", y recalcó que la nueva legislación es "un paso adelante" en la solución de la cuestión migratoria.

La norma fue aprobada el pasado miércoles por el Parlamento Europeo tras haber logrado el respaldo unánime de los 27 Gobiernos de la UE, y entrará en vigor dentro de dos años. Tras su aprobación en la Eurocámara, prácticamente toda América Latina y muchos países africanos críticaron la medida, que entre otras cosas permite internar a los indocumentados hasta por 6 meses, ampliables a 18 si hay problemas para identificarlos.

La reacción más dura provino ayer del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien anunció que su Gobierno revisará las inversiones en Venezuela de los países que apliquen la directiva. Chávez, en una rueda de prensa conjunta con el presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, calificó de "indignante" la medida, a la que llamó "directiva del bochorno", y dijo también que el petróleo venezolano "no irá" a los países que adopten la medida.

El Alto Representante de Política Exterior de la UE, Javier Solana, consideró hoy que esa reacción fue "totalmente desproporcionada". "Yo respeto lo que pueda decir el presidente Chávez, pero me parece que es una declaración, a mi juicio, totalmente desproporcionada", declaró Solana a Efe.

El esloveno Jansa, cuyo país ejerce la presidencia semestral de turno de la UE, recalcó que la cuestión de la inmigración es "un asunto clave" para el bloque europeo. Explicó que, la norma "puede ser un problema para algunos, pero es un paso adelante en la resolución de la cuestión", que "debe ser resuelta dentro de la UE".

Jansa recordó que los dirigentes europeos trataron esta cuestión con sus homólogos latinoamericanos durante la cumbre EULAC (UE, Latinoamérica y Caribe) que se celebró en mayo pasado en Lima. Entonces, señaló, "no aconsejamos" a los países latinoamericanos como tratar la cuestión migratoria a nivel interno, porque la situación "es diferente" a la de la UE. En este sentido, destacó que la situación en la Unión Europea a nivel migratorio "es diferente" a la de Venezuela.

En su política migratoria, la UE se ha marcado como objetivo luchar contra la llegada de indocumentados a la vez que se favorece una inmigración legal y ordenada, para lo que el Consejo de Ministros estudia ya varias propuestas de la Comisión Europea. Jansa remarcó que se quiere "ofrecer" derechos a los inmigrantes desde la legalidad, "sin atentar contra los principios" jurídicos "en que se basan esas libertades y derechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios