La UE acepta flexibilidad en lo comercial pero insiste en negociar en bloque

  • Los presidentes de Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia celebraron una reunión con la UE en la que se ratificó la voluntad de todos de continuar las negociaciones.

La Unión Europea aceptó introducir "flexibilidad" en la negociación comercial con la Comunidad Andina (CAN), pero insistió en seguir negociando "bloque a bloque" un único Acuerdo de Asociación "ambicioso y comprensivo".

El presidente de Perú, Alan García, y el de Ecuador, Rafael Correa, anunciaron por separado a los medios que la reunión había concluido con un acuerdo que permite solventar las diferencias internas de la CAN sobre la negociación con Europa.

"Se hizo un importante avance, que ya lo hemos conversado ayer y consensuado en las ruedas bilaterales: se trata de un acuerdo marco general con flexibilidad", declaró Correa en una rueda de prensa.

Para el mandatario ecuatoriano, esto significa "que los países podrán adherirse a unas partes del acuerdo y a otras no".

Fuentes europeas explicaron, sin embargo, que la UE rechaza acuerdos "a la carta", es decir, la posibilidad de que algún miembro de la CAN quede fuera del pilar comercial del Acuerdo de Asociación, como parecen pedir Bolivia y Ecuador.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, aceptó hoy, no obstante, que se introduzca "flexibilidad" en la negociación del pilar comercial del acuerdo, para acomodar en la medida de lo posible las necesidades de ambos miembros.

El Acuerdo de Asociación que la UE ofrece a la Comunidad Andina es más que un Tratado de Libre Comercio como los negociados con Estados Unidos por varios países de la región.

Además del pilar comercial el tratado europeo comprende un pilar relativo al diálogo político, que enmarca reuniones periódicas de alto nivel como la celebrada hoy en Lima, y otro de ayuda al desarrollo.

Correa reconoció que en la "minicumbre" con los europeos no se logró definir "hasta dónde llegar en la desagregación", y dijo que eso será el cometido de los técnicos y negociadores.

"El problema en la CAN", según el presidente ecuatoriano, "es que hubo dos países que negociaron TLC con Estados Unidos (Colombia y Perú). No tiene nada mal, pero es una realidad. Lo importante es llegar a consensos mínimos lo más rápido posible porque nuestros países no tienen tiempo que perder", añadió.

Alan García, por su parte, calificó lo acordado como "un instrumento sustantivo" que será "perfeccionado" en la siguiente ronda negociadora, la cuarta, prevista para la semana del 7 al 11 de julio en Bruselas.

Perú, impulsado por su buen momento económico y el exitoso ejemplo de México y Chile, que ya han firmado ventajosos acuerdos de asociación con la UE, plantea a los europeos la negociación de un acuerdo bilateral, según confirmó en Lima el primer ministro belga, Yves Leterme.

Para el Gobierno peruano no tiene sentido empeñarse en una negociación en bloque cuando los gobiernos de Bolivia y Ecuador denuncian abiertamente el modelo del libre comercio.

En el comunicado conjunto del encuentro de hoy, europeos y andinos afirmaron que "se dará una particular atención a las necesidades específicas de desarrollo de los países miembros de la Comunidad Andina", pero no especificaron de qué modo.

Para ello se tendrán en cuenta "las asimetrías" entre la CAN y la UE y en el interior del propio bloque andino.

También se reconocerá la necesidad de flexibilidad, "de manera apropiada", otorgando "un trato especial y diferenciado a favor de los países miembros de la Comunidad Andina, especialmente Bolivia y Ecuador, por parte de la UE".

Los mandatarios andinos y la delegación europea también conversaron sobre emigración y lucha contra el tráfico ilegal de drogas.

Retomando el lenguaje de la Declaración de Lima, aprobada este viernes por los líderes de 60 países de América Latina, el Caribe y la UE, andinos y europeos subrayaron la importancia de gestionar "conjuntamente" los flujos migratorios.

Igualmente, reflejaron en el comunicado conjunto el compromiso colectivo, pero singularmente europeo, de "respetar los derechos humanos de todas las personas migrantes", lo que también alcanza a los inmigrantes en situación irregular.

Asimismo, destacaron la importancia de hacer frente "al flagelo de las drogas ilícitas de manera coordinada, a través de un enfoque integral, para lograr una mayor eficacia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios