Suráfrica aprueba la intervención del Ejército para contener la violencia xenófoba

  • Las fuerzas de Defensa de Suráfrica colaborarán con la Policía para poner fin a los ataques contra extranjeros que se han extendido por varias regiones del país

El presidente de Suráfrica, Thabo Mbeki, aprobó el miércoles que el Ejército surafricano colabore con la Policía en las operaciones para poner fin a la violencia xenófoba que se registra desde la semana pasada en la provincia de Gauteng y se ha extendido desde entonces a otras regiones del país.

"El Presidente Thabo Mbeki ha aprobado una petición de los Servicios de Policía para que la Fuerza de Defensa de Suráfrica intervenga para poner fin a los ataques contra extranjeros en la provincia de Gauteng (donde se encuentran Johannesburgo y Pretoria)", señala un comunicado de la Presidencia surafricana.

Fuentes de la Policía señalaron que los ataques contra residentes extranjeros, que originalmente tuvieron como epicentro barrios pobres del este, norte y sudoeste de Johannesburgo, se han extendido a localidades de las provincias de Mpumalanga y Kuazulu-Natal, en el noroeste y este del país, respectivamente.

Sally de Beer, directora de información en la oficina del Comisario General de la Policía, dijo en rueda de prensa que 42 personas han muerto, 16.000 han sido desplazadas y 400 atacantes han sido detenidos desde que la violencia estalló la semana pasada en la barriada de Alexandra, al norte de Johannesburgo. La Policía ha solicitado que el Ejército provea equipos y personal para hacer frente a la situación, señaló De Beer, quien puntualizó que directivos policiales y militares se encuentran reunidos en una sesión de planificación operativa.

Un portavoz del Ministerio de Defensa, Sam Mkhwanazi, dijo, por su parte, que habrá una presencia militar en las áreas afectadas por la violencia "tan pronto como se completen las tareas que son necesarias". Mkhwanazi respondió, no obstante, con un categórico "no" al ser preguntado por los periodistas si el despliegue de las tropas sería esta misma noche. El portavoz explicó que, generalmente, la Fuerza de Defensa no divulga asuntos pertinentes al despliegue de tropas y que sólo emitirá un comunicado al respecto mañana, jueves. De Beer completó la respuesta de Mkhwanazi diciendo que "no hay un plazo específico para desplegar los efectivos militares pero se hará tan pronto como sea posible".

Los brotes de violencia ocurridos en barrios marginales de Johannesburgo y de sus alrededores tienen como causa aparente el recelo de los residentes locales contra los extranjeros. Los agresores acusan a estos últimos de ser responsables de actos de delincuencia y también se quejan de que les quitan puestos de trabajo.

La mayoría de los extranjeros que residen en las zonas afectadas son zimbabuenses y mozambiqueños, aunque también han sido atacados ciudadanos de Malaui y de Somalia y se han registrado algunos enfrentamientos entre miembros de varias etnias surafricanas que mantienen rivalidades ancestrales. Suráfrica, un país de 47 millones de habitantes, tiene uno de los mayores índices de criminalidad del mundo, con unos 18.000 asesinatos al año y unas 55.000 violaciones. La mayoría de los crímenes se producen entre parientes, vecinos o conocidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios