Siria descarta romper sus lazos con Irán para dialogar con Israel

  • Damasco rechaza cualquier condición previa a las negociaciones de paz

Siria "rechaza cualquier condición" previa a sus negociaciones de paz indirectas con Israel y no contrae compromisos sobre sus vínculos con otros países, afirmaba ayer el diario gubernamental Techrine, en alusión a Irán, su aliado regional.

El periódico también daba cuenta de una conversación telefónica mantenida el viernes entre el presidente sirio, Bashar al Asad, y el monarca español. Don Juan Carlos habría transmitido a Damasco el apoyo de su país a las negociaciones sirio-israelíes y su "disposición a suministrar ayuda de todo tipo para apoyarlas".

"Damasco rechaza cualquier condición previa respecto a sus relaciones con otros países (...). Damasco no hace compromisos sobre estas relaciones", sostenía el editorial.

Tras un paréntesis de ocho años, Israel y Siria anunciaron el miércoles haber entablado negociaciones de paz indirectas bajo los auspicios de Turquía para abordar una retirada israelí de la meseta del Golán, conquistada en 1967 y anexionada en 1981, a cambio de paz.

Diversos responsables israelíes han admitido que el objetivo principal de un acuerdo, e incluso de las negociaciones, era romper el eje Damasco-Teherán por el que Siria se vincula a un Estado que pide abiertamente la destrucción de Israel.

"Siria anunciará más tarde si las negociaciones indirectas han progresado o tropezado con obstáculos y condiciones", agregó el diario. "Las condiciones redhibitorias no facilitan las negociaciones. De modo que aquellos que imponen hoy condiciones con fines electorales e internos ponen trabas y hacen chantaje al proceso de paz", según Techrine.

El jueves, la ministra de Relaciones Exteriores israelí, Tzipi Livni, puso como condición la ruptura de los vínculos de Damasco con "Irán, Hezbolá (libanés), Hamas (palestino) y las otras organizaciones terroristas".

Según el diario, las negociaciones sirio-israelíes y el acuerdo libanés firmado el miércoles en Doha para resolver la crisis institucional en el Líbano suscitan un "optimismo prudente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios