Serbia mide su distancia con Europa

  • Las elecciones de hoy decidirán el rumbo europeísta de un país donde aún escuece que parte de la UE reconozca a Kosovo

Comentarios 1

Serbia celebra hoy unas elecciones parlamentarias consideradas cruciales para el futuro rumbo europeísta del país, en un ambiente de crecientes reticencias hacia la Unión Europea (UE) por la crisis de Kosovo.

Los comicios fueron convocados de forma anticipada ante el desacuerdo entre los socios de la coalición gubernamental sobre la vinculación o no de la proclamación de la independencia de Kosovo con el proceso de acercamiento de Serbia a la UE.

Serbia, que desde la derrota del líder Slobodan Milosevic parecía unida en torno al objetivo de ingresar en la Unión Europea, se ha partido en dos ante el apoyo de muchos países europeos a Kosovo pese a la oposición de Belgrado.

Aunque la mayoría de los serbios todavía desea el ingreso en la institución europea, muchos creen inaceptable condicionarlo al reconocimiento de Kosovo y temen que ésa pueda ser una exigencia en el futuro.

Los analistas, por su parte, consideran que estas elecciones son tan decisivas como las de 2000, cuando se inició el derrocamiento de Milosevic.

Aunque prácticamente todos los partidos aseguran que nunca reconocerán la independencia de Kosovo, no se ponen de acuerdo en sus posturas sobre la forma de recuperar el territorio que los serbios consideran su "tierra sagrada".

El resultado es incierto, aunque los principales favoritos son el reformista Partido Democrático (DS), del presidente Boris Tadic, y el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS), que en el pasado fue aliado del autoritario Milosevic.

Ambos obtendrán en total más de los dos tercios de apoyos de los electores serbios que, según se pronostica, acudirán en masa a las urnas para formar parte de este decisivo momento.

Algunos analistas prevén largas y difíciles negociaciones poselectorales para formar un futuro gobierno, mientras que no se descarta su fracaso y la posibilidad de tener que celebrar nuevos comicios.

La polarización del electorado ante la situación de Kosovo quedó patente ya en las elecciones presidenciales del pasado 3 de febrero, en las que Tadic se impuso por un estrecho margen al candidato radical Tomislav Nikolic.

El Gobierno del primer ministro Vojieslav Kostunica, junto con el DS de Tadic, tenía entre sus prioridades la preservación de Kosovo y el ingreso en la UE.

Ahora Kostunica, líder del Partido Democrático de Serbia (DSS), se ha convertido en un implacable crítico de la Unión Europea, a la que exige que confirme sin ambigüedades la integridad territorial de Serbia (con Kosovo incluído) si desea a ese país en la familia europea.

La UE ofreció la semana pasada firmar un acuerdo de pre-adhesión, considerado un respaldo a las fuerzas pro europeas serbias de cara a las elecciones que se celebran hoy.

"Es necesario agregar tres palabras en ese acuerdo, y son Kosovo es Serbia, para que sea aceptable", recalcó Kostunica durante la campaña al asegurar que la firma de ese documento supone un reconocimiento indirecto de la independencia kosovar.

"Para ellos Washington es más importante que Belgrado, Bruselas más que Serbia, promesas de donaciones más que Kosovo. Para nosotros, nada es tan importante como Belgrado, Serbia y Kosovo", manifestó Kostunica en sus mítines en clara referencia a Tadic y sus seguidores pro europeos.

Tadic, a su vez, acusó a Kostunica de usar la independencia kosovar como pretexto para alejar al país de la senda europea.

Tildó de "serbios profesionales" a Kostunica y sus aliados, a los que acusó de intentos de "establecer el monopolio sobre todos los asuntos nacionales y patrióticos, algo que recuerda mucho los años de 1990" en los que gobernaban Milosevic y los ultrasderechistas.

Nikolic, quien suma puntos ante la pelea del antiguo bloque pro europeo ahora profundamente dividido, asegura que "las puertas de la UE están cerradas ahora para Serbia" y se muestra a favor de seguir "otras sendas".

"Cuando decidan abrir la puerta entraremos, pero como un país íntegro y con dignidad", declaró Nikolic en un mitin.

Agregó que desea más cooperación con Rusia, China, India, los países árabes, África, América Latina y aquellos países de la Unión Europea que no hayan reconocido Kosovo .

"Son las cinco sextas partes del mundo. Queremos abrirnos hacia otros países y veréis cómo habrá buena vida, inversiones y cooperación económica", prometió Nikolic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios