Serbia pide a la OSCE que condene la declaración de Kosovo

  • El jefe de la diplomacia serbia habló ante los representantes de los 56 países miembros de la organización, con el cual abrió la sesión extraordinaria del Consejo Permanente convocada a petición de Belgrado.

El ministro de Exteriores de Serbia, Vuk Jeremic, ha pedido a la OSCE que condene la reciente declaración de independencia de Kosovo y que ese nuevo Estado, que Belgrado no reconoce, no se integre nunca en la organización de seguridad.

"Pedimos a este organismo que condene la declaración ilegal y unilateral de independencia de Kosovo", dijo Jeremic ante el Consejo Permanente de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE). Serbia, añadió, "quiere que Kosovo no obtenga nunca un asiento en la mesa de la OSCE".

"La independencia (de Kosovo) es una flagrante violación de las leyes internacionales", incluida el Acta Final de Helsinki, que es la base de la OSCE, la Carta de Naciones Unidas y la resolución número 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU, afirmó Jeremic.

Según el Gobierno serbio, "Kosovo nunca adquirirá la condición de legitimidad" mientras su independencia no sea aprobada por el Consejo de Seguridad.

Denunció que Kosovo sea "el ente que peor funciona en el espacio de la OSCE, a pesar de los miles de millones que se han invertido allí", y criticó a la cúpula albanokosovar por haber dado el paso de declarar unilateralmente la independencia de lo que Serbia considera que es una provincia inalienable de su territorio.

Las autoridades albanokosovares, "en vez de construir puentes, han decidido aumentar las brechas", denunció, al tiempo que destacó que Belgrado mantiene abierta la puerta a la vía de negociación para buscar una solución al conflicto. "Estamos dispuestos en cualquier momento y en cualquier lugar a conversar con las autoridades de Pristina sin condiciones previas", dijo Jeremic.

El ministro reiteró que Belgrado sigue ofreciendo "la mayor autonomía posible, pero nunca la soberanía". "Kosovo es el vínculo fundamental de nuestro pasado y nuestro futuro, y por eso será parte de Serbia siempre", subrayó.

Tras el discurso de Jeremic -abierto a la prensa-, la sesión continuó a puerta cerrada con una discusión sobre la situación de Kosovo

Finlandia, que ejerce este año la presidencia de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), dijo previamente sobre la independencia que "la nueva situación puede tener un impacto sobre la participación de la OSCE en Kosovo".

"La OSCE es un foro único para el diálogo sobre seguridad en la región, permitiendo que todos los estados participantes planteen y debatan sus preocupaciones", aseguró el ministro de Exteriores finlandés, Ilkka Kanerva.

Kosovo alberga desde julio de 1999 la mayor misión de la OSCE sobre el terreno, con más de 900 personas, que trabaja en la creación de instituciones democráticas respetuosas con los derechos humanos. La OSCE engloba a 56 Estados de Europa, Norteamérica y Asia Central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios