Sarkozy quiere incluir la formación "cívica y moral" en los programas de primaria

  • El presidente francés pretende inculcar el respeto a los valores y símbolos de la República como la bandera o el himno.

Comentarios 4

La formación cívica y moral, el aprendizaje de la reglas de la cortesía, el conocimiento y respeto de los valores y símbolos de la República, son, junto al regreso de la enseñanza tradicional de la gramática, algunos de los elementos que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se propone incluir en la reforma de la enseñanza primaria esbozada hoy en compañía del titular de Educación, Xavier Darcos, en Périgueux, localidad de la que el ministro es alcalde.

Con esta formación "cívica y moral" se quiere fomentar el aprendizaje de las normas de educación y el conocimiento y respeto de los valores y símbolos de la República, como la bandera o el himno, que los niños deberán escuchar en pie.

El presidente galo consideró que enseñar a respetar la bandera no se hace "por nacionalismo" sino porque se trata de "referencias y valores". "Delante de la bandera por la cual murieron nuestros antepasados, uno se levanta", zanjó.

"Creo que abandonar la enseñanza de la moral en las escuelas no es un progreso sino, al contrario, un retroceso", argumentó Sarkozy para justificar la petición que ha hecho al ministro de Educación de incluir en los nuevos programas este tipo de materia.

También servirá para que los alumnos mayores conozcan las reglas elementales de la "organización de la vida pública y la democracia" y el "rechazo de cualquier tipo de discriminación, la democracia representativa, la elaboración de las leyes o los retos de la solidaridad nacional".

Fue en este contexto en el que situó su polémica iniciativa de confiar a los alumnos de primaria la memoria de uno de los 11.000 niños franceses deportados durante el nazismo. "No se traumatiza a los niños haciéndoles el regalo de la memoria de un país", sentenció Sarkozy saliendo así al paso de la ola de críticas que ha provocado su propuesta entre docentes y psicólogos infantiles.

La enseñanza deberá centrarse además en el francés y la matemáticas y los programas educativos se elaborarán consultando con los diputados porque según Sarkozy, son un asunto de "debate político nacional" y no una cuestión "tecnocrática".

Aunque dijo que no le corresponde a los políticos suplantar a los científicos "ni escribir o reescribir la historia", sí les atañe determinar "quién merecer ser estudiado por los alumnos de Francia".

En definitiva, Sarkozy anunció un regreso a la enseñanza de los "fundamentos" de la escuela, con un lenguaje que evite "cualquier jerga" y un plan de estudios centrado nuevamente en el francés y las matemáticas.

Estos programas, adelantó, darán una "prioridad absoluta" al conocimiento de la lengua, al entender que el vocabulario es un instrumento de "libertad" y la gramática "el inicio de todo pensamiento".

En el área matemática, defendió la práctica regular del cálculo mental con programas que pongan énfasis en la solución de problemas relacionados con la vida cotidiana.

Sarkozy puso igualmente de relieve que, contrariamente a lo que se piensa, la formación primaria en Francia "no se porta bien" y que anualmente más del 15% de los alumnos que finalizan esta etapa tienen dificultades, lo que significa más de 100.000 niños al año. Un panorama al que hay que añadir el 25% restante que sale de la primaria con una formación débil, añadió. Por eso, adelantó su intención de reducir un tercio el fracaso escolar de los alumnos de primaria de aquí a 2012, fecha en la que finaliza su mandato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios