Rusia ralentiza el repliegue de sus tropas pese a las críticas internacionales

  • Las tropas del territorio controlado por Tiflis serán retiradas en último lugar

Comentarios 10

Rusia ralentizó el repliegue de sus unidades militares de territorio georgiano, tanto de la separatista Osetia del Sur como de la zona administrada por Tiflis, pese al aluvión de críticas internacionales.

"La ausencia de cualquier tipo de control sobre los soldados del Ejército georgiano dificulta la situación y entorpece el repliegue de las tropas", afirmó Anatoli Nogovitsin, jefe adjunto del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia.

El general subrayó que la situación en la zona de conflicto aún es "complicada", especialmente en la separatista Osetia del Sur, donde las localidades osetas y georgianas están muy cerca unas de otras.

Nogovitsin denunció al respecto que grupos armados georgianos siguen campando por la zona sin ningún control por parte de Tiflis. "Aceleraremos el repliegue a partir del viernes. Estamos cumpliendo con las obligaciones que asumimos. Lo haremos al ritmo que dicta la situación" en la zona de conflicto, señaló en rueda de prensa.

Nogovitsin señaló además que el arsenal -armamento, equipos y munición- incautado a la parte georgiana tanto en Osetia del Sur como en la zona administrada por Tiflis no será devuelto. "No dejaremos en Georgia ni un arma, ni una bala. Parte de ese arsenal, especialmente las municiones, será destruido, y el resto de los trofeos serán repartidos a distintas unidades", dijo.

El militar también aseguró que el plan de alto el fuego de la Unión Europea y el repliegue de fuerzas también afecta a las tropas georgianas que fueron retiradas de Iraq, por lo que éstas deberán volver a ese país.

A su vez, el asistente del comandante en jefe del Ejército de Tierra ruso, Ígor Konashenkov, anunció que Moscú retiraría sus tropas del territorio administrado por Tiflis en último lugar y sólo después de completar el repliegue de sus unidades militares de Osetia. "En primer lugar se replegarán las unidades de retaguardia y también la segunda y tercera líneas. Las unidades de vanguardia serán las últimas en salir", dijo.

Konashenkov añadió que "el repliegue durará más que el despliegue en la zona de conflicto. La introducción de las tropas fue rápida dada la necesidad de salvar la vida de los civiles y ayudar a las fuerzas de paz". Además recalcó que "las tropas rusas aún tienen que recabar material, revisarlo y transportarlo".

Previamente, altos mandos militares rusos comunicaron a las autoridades georgianas que necesitaban dos días más para completar el repliegue de varias de las ciudades que aún están bajo su control.

Los rusos necesitarán 48 horas más para abandonar tanto la estratégica ciudad de Gori, cercana a la frontera de la separatista Osetia del Sur, como las localidades de Kareli, Kaspi y Jashuri.

Mientras, los soldados rusos continuaron las operaciones de castigo contra las infraestructuras civiles y militares, y siguen ocupando Senaki y Zugdidi, cerca de la frontera con Abjasia.

Según la emisora de radio Imedi, militares rusos prendieron fuego a las instalaciones de un recién inaugurado campamento juvenil en la localidad de Ganmujuri, cerca de la región separatista de Abjasia. "El propósito de esas actividades es aislar económicamente a Georgia y perjudicar sus relaciones con otras regiones restringiendo las importaciones", denunció el Ministerio de Exteriores georgiano en un comunicado.

Por primera vez desde el estallido del conflicto el pasado 8 de agosto, Georgia y Rusia efectuaron hoy un canje de prisioneros de guerra desde el estallido del conflicto el pasado 8 de agosto.

La parte georgiana entregó a Rusia cinco militares, dos de ellos pilotos, cuyos aviones fueron derribados cuando sobrevolaban territorio georgiano. Tiflis recibió a cambio quince militares georgianos de diverso rango.

Por otra parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Antonio Guterres, pidió hoy a Georgia y a Rusia que permitan abrir un corredor humanitario en la zona de conflicto.

El ministro de Exteriores británico, David Miliband, llegará a Tiflis para mostrar su apoyo a la integridad territorial georgiana, aunque antes de partir se mostró contrario al aislamiento de Rusia.

A su vez, los ministros de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, instaron al unísono a Rusia a retirar sus tropas del territorio de Georgia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios