Conflicto en el cáucaso

Rusia prueba con éxito un cohete capaz de evitar el escudo antimisiles de EEUU

  • Moscú consigue de China y otros cuatro países de Asia central un respaldo matizado a su intervención en Georgia, aunque no logra el apoyo al reconocimiento de independencia de Osetia del Sur y Abjasia

Comentarios 4

Rusia efectuó ayer un ensayo de misil intercontinental Topol, capaz de romper un sistema de defensa antimisiles, anunciaron las agencias rusas, citando a responsables de las fuerzas estratégicas nucleares.

"Las fuerzas estratégicas nucleares y las fuerzas espaciales efectuaron desde el cosmódromo de Plessetsk (noroeste) una prueba de rutina del misil balístico intercontinental PC-12M Topol", declaró un portavoz de las Fuerzas estratégicas, Alexandre Vovk, citado por la agencia Ria Novosti.

El misil "alcanzó con éxito su blanco en Kamchaka", a 6.000 kilómetros de distancia, en el Extremo Oriente ruso, añadió.

"El misil demostró así su capacidad para alcanzar objetivos muy precisos y altamente protegidos", dijo el portavoz.

Además, en la jornada de ayer, China y cuatro países de Asia central brindaron un apoyo matizado a Rusia, al aprobar su "papel activo" en Georgia pero sin respaldar el reconocimiento de independencia de Abjasia y de Osetia del Sur por Moscú.

Los miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS: Rusia, China, Kazajistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguizistán) "apoyan el papel activo de Rusia en las operaciones de paz y la cooperación en la región", escriben en una declaración conjunta difundida por el Kremlin durante la cumbre en Dushanbe, la capital tayika.

Sin embargo, el texto no menciona de forma explícita el reconocimiento de las dos regiones separatistas georgianas. Y ninguno de los jefes de Estado presentes, comenzando por el presidente chino, Hu Jintao, expresaron su intención de reconocer a Osetia del Sur y Abjasia.

Los países de la OCS apoyan además "la fidelidad a los principios de respeto de las tradiciones históricas y culturales de cada país y los esfuerzos para preservar la unidad de los Estados y su integridad territorial".

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, se felicitó por el apoyo de los aliados asiáticos a Rusia, en un momento en que el reconocimiento de las dos regiones secesionistas georgianas le valió fuertes críticas de Occidente.

"Estoy seguro de que la posición unida de la OCS tendrá resonancia internacional y espero que eso sirva de señal seria para quienes tratan de presentar lo blanco como negro para justificar la agresión", declaró refiriéndose a que la ofensiva militar fue emprendida por Georgia.

El presidente ruso también llamó implícitamente a Estados Unidos a suspender su apoyo a Georgia, una ex república soviética que aspira a convertirse en miembro de la OTAN y cuyos soldados fueron formados por los estadounidenses.

"Se sabe bien quién ayuda a las autoridades georgianas e incluso las animó a seguir sus propios objetivos. Es inaceptable y esto tiene que acabar", declaró Medvedev.

Por su parte, la OTAN rechazó ayer las acusaciones rusas de que está aumentando su presencia naval en el Mar Negro y explicó que cinco de sus barcos están allí para realizar ejercicios de rutina.

"No hay un fortalecimiento naval en el Mar Negro como las autoridades rusas claman", declaró la portavoz de la Alianza Atlántica Carmen Romero.

"Se trata de un despliegue de rutina que había sido planeado desde hace un año. La solicitud de tránsito por los estrechos turcos (Bósforo y Los Dardanelos) fue presentada en junio, mucho antes de la actual crisis de Georgia, y no tiene nada que ver", señala la OTAN en su declaración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios