Rusia desafía al mundo y consagra la mutilación territorial de Georgia

  • El presidente Medvedev reconoce la independencia de Osetia del Sur y Abjasia y ordena establecer relaciones diplomáticas · Asegura que no "teme" una nueva guerra fría

Comentarios 7

Rusia reconoció formalmente ayer a las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur como Estados independientes, en un sorprendente nuevo desafío a Occidente. El presidente ruso, Dimitri Medvedev, anunció la decisión tras una reunión del Consejo de Seguridad ruso con ministros y jefes militares sobre la crisis en Georgia, ignorando advertencias de potencias occidentales contra este paso.

Medvedev declaró además "no tener miedo de nada", incluida una nueva guerra fría con Occidente, aunque aseguró que no la quería. "Todo depende de la posición de nuestros aliados, de la comunidad mundial y de nuestros aliados en Occidente", agregó.

Preguntado sobre si Rusia estaba preparada para las consecuencias del reconocimiento, Medvedev respondió: "si los occidentales quieren conservar buenas relaciones, entenderán la razón por la que se tomó tal decisión".

"He firmado los decretos de reconocimiento de la independencia de Osetia del Sur y de Abjasia por parte de Rusia", dijo Medvedev en una declaración televisiva, en un podio flanqueado por dos banderas rusas. "Rusia llama a los otros Estados a seguir su ejemplo", añadió.

El presidente ruso indicó que su decisión fue adoptada "tomando en cuenta la voluntad de los pueblos de Osetia del Sur y de Abjasia expresada libremente" y de acuerdo a la carta de las Naciones Unidas y una declaración de 1970 sobre la ley internacional. "No es una elección fácil, pero es la única para preservar la vida de la gente", agregó.

Medvedev sostuvo que Rusia ha demostrado "moderación y paciencia" en sus relaciones con Georgia y buscado una solución negociada a la disputa con Osetia del Sur y Abjasia, pero que el Gobierno georgiano no había respondido. "Los llamamientos fueron ignorados también por la OTAN y por la ONU", dijo el presidente ruso.

Georgia expresó de inmediato su protesta contra esa decisión. El reconocimiento de los dos territorios separatistas "no tiene valor legal alguno" y acarreará "graves consecuencias políticas" a Rusia, declaró el secretario del Consejo Nacional de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia.

Los líderes rebeldes de Abjasia y Osetia del Sur elogiaron en cambio el paso "histórico" de Rusia de reconocer la independencia de sus regiones.

Osetia del Sur se declaró además "dispuesta" a acoger una base militar rusa en su territorio.

Las tensiones en el Cáucaso sufrieron una escalada desde que las fuerzas rusas entraron en Georgia el 8 de agosto para frustrar el intento georgiano de retomar Osetia del Sur. Finalmente se logró un alto al fuego, pero Estados Unidos y otras potencias occidentales han acusado a Rusia de romper el acuerdo al mantener tanques y tropas en Georgia.

Por su parte, un alto general ruso cuestionó el "nivel extremo" de la actividad naval de la OTAN en el mar Negro y dudó que sus fines sean entregar ayuda al país georgiano o realizar ejercicios navales de rutina.

"Estamos desconcertados por la extrema actividad de las fuerzas navales de la OTAN en el mar Negro, que continúa incrementándose", dijo el general Anatoli Nogovitsin, del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas rusas.

"Ayer dije que había nueve barcos de la OTAN y por la tarde otra fragata de guerra de Estados Unidos pasó por el estrecho del Bósforo", aseguró.

Osetia del Sur y Abjasia se separaron de Georgia a comienzos de los años 90 con apoyo de Moscú, tras prolongadas guerras separatistas consecutivas al colapso de la Unión Soviética, de la que Georgia formaba parte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios