Rusia afirma que ayudará a Serbia a "salir" de esta complicada situación

  • El viceprimer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha pedido inversiones y acuerdos concretos para ayudar al estado balcánico

El viceprimer ministro ruso, Dmitri Medvédev, reiteró el lunes en Belgrado el rechazo de Moscú a la autoproclamación de la independencia de Kosovo y su apoyo a Serbia para encontrar una salida a la actual difícil situación.

"Serbia necesita el apoyo no sólo moral y jurídico, sino también de inversiones y acuerdos concretos", dijo Medvédev, el más probable sucesor del actual presidente ruso, Vladimir Putin.

"Coordinaremos los esfuerzos para (encontrar) la salida de esta situación", añadió Medvédev, tras reunirse con el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica.

Kostunica y Medvédev asistieron en Belgrado a la firma de un acuerdo energético de cooperación y la construcción de un gasoducto en Serbia, tras lo que celebraron la rueda de prensa.

Medvédev indicó que la declaración unilateral de la independencia de Kosovo "ha complicado la situación en la provincia y en esa parte del sureste de Europa, y en gran medida eso tendrá consecuencias negativas en otras regiones" con problemas de secesionismo.

El alto cargo ruso insistió en que la independencia unilateral de Kosovo viola el sistema internacional de seguridad y el sistema del derecho internacional "que la humanidad ha ido edificando durante más de cien años". 

"La proclamación de la independencia no está en absoluto en conformidad con el derecho internacional, las normas de la ONU, el Acta Final de Helsinki, y de la Resolución 1.244" del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Kosovo.

Esta Resolución recogió un plan de paz internacional pactado tras los bombardeos de la OTAN contra Serbia por la crisis de Kosovo, estableció la administración de la ONU en ese territorio y garantizó la soberanía y la integridad territorial de Serbia.

Serbia considera Kosovo parte inalienable de su territorio y ha emprendido pasos diplomáticos y políticos para recuperarlo.

La mayoría albanokosovar proclamó el pasado día 17 la independencia unilateral de Kosovo, que ha sido reconocida ya por Estados Unidos, Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y otros varios países.

El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, declaró en la rueda de prensa con Medvédev que Serbia no va a normalizar las relaciones bilaterales con los países que hayan reconocido la independencia de Kosovo.

"No habrá normalización de las relaciones de Serbia con aquellos países que reconocieron la independencia de Kosovo, hasta que lo anulen", dijo el primer ministro.

Indicó que Serbia y Rusia continuarán la política común sobre la defensa de la integridad de Serbia".

"Eso quiere decir que para nosotros no existe el Estado falso en territorio de Serbia, que las decisiones sobre su proclamación unilateral han sido nulas, y que Serbia hará todo para cumplir su jurisdicción", dijo el primer ministro.

Kostunica anunció que seguirá la pugna por la anulación de la independencia de Kosovo en el Consejo de Seguridad de la ONU "junto con Rusia y con los países que defienden el derecho internacional".

"Estoy convencido de que no habrá estabilización en la región y en el mundo hasta que no se anule la decisión" sobre la independencia, recalcó Kostunica.

El primer ministro serbio también dijo que Serbia "se ve alentada por un movimiento en el mundo en favor de la defensa de los principios básicos del derecho internacional, en el que hay muchos países, instituciones e individuos prestigiosos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios