Rusia amenaza con la fuerza si la OTAN o la UE desafían a la ONU sobre Kosovo

  • El representante ruso en la Alianza asegura que esa desobediencia les llevaría a utilizar las armas "para que se nos respete" · Solana insiste en que la violencia paralizará el diálogo entre Bruselas y Belgrado

Rusia amenazó ayer con utilizar la "fuerza" si las potencias occidentales desafían a la ONU acerca de Kosovo, un día después de que manifestantes serbios enfurecidos por la declaración de independencia prendiesen fuego a la Embajada de EEUU en Belgrado.

"Si hoy la UE adopta una posición común o si la OTAN sobrepasa su mandato en Kosovo, estas organizaciones desafiarán a la ONU", afirmó Dimitri Rogozin, representante ruso ante la Alianza. "También nosotros partiremos del hecho de que debemos utilizar una fuerza brutal, o en otras palabras una fuerza armada, para que se nos respete", dijo.

Aludiendo a informaciones según las cuales responsables de la OTAN se plantearían impedir la entrada de dirigentes de Serbia en Kosovo, Rogozin afirmó: "esto no forma parte de su mandato. Si estas informaciones se confirman, mantendremos un diálogo muy complicado con nuestros socios y es posible un desarrollo dramático en las discusiones entre Rusia y la Alianza", advirtió.

Por su parte, el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores atribuyó la responsabilidad de los disturbios en Belgrado a los países que reconocieron la independencia de Kosovo. "Lo que ocurrió ayer en Belgrado es de lamentar (...) pero las fuerzas que han apoyado el reconocimiento unilateral de Kosovo deben tener conciencia de las consecuencias de esa decisión", afirmó el portavoz de la cancillería rusa, Mijail Kaminin.

Las declaraciones rusas se produjeron horas después de que EEUU y el Consejo de Seguridad de la ONU condenasen los disturbios en Belgrado, durante los cuales fue incendiada la embajada norteamericana causando la muerte de una persona.

Este ataque se enmarca en una ola de violencia que estalló al final de una manifestación pacífica de más de 150.000 personas contra la declaración unilateral de independencia de Serbia efectuada por Kosovo el domingo.

EEUU tildó a los agresores de "matones", mientras la UE protestaba firmemente por estos ataques, que también afectaron a instalaciones de Alemania, Canadá, Turquía, Bosnia y Croacia.

Varios cientos de hombres cubiertos con capuchas y pañuelos lanzaron bengalas y después invadieron la misión diplomática estadounidense, provocando un incendio. Más tarde se descubrió un cadáver calcinado en la embajada que no fue identificado, pero que según un portavoz de la legación diplomática no se trataba de uno de sus empleados. Otras 120 personas resultaron heridas.

El departamento de Estado de EEUU protestó oficialmente ante Belgrado. El número tres de la cancillería, Nicholas Burns, llamó por teléfono al primer ministro y al canciller serbios, Vojislav Kostunica y Vuk Jeremic.

El representante para la diplomacia de la UE, Javier Solana, anunció por su parte que las negociaciones sobre el acuerdo de asociación entre Serbia y la Unión no se reanudarán a causa de este clima de violencia. "Es necesario un retorno a la calma antes de recuperar el clima propicio a mantener contactos que permitan progresar sobre el acuerdo de estabilización y asociación", considerado un primer paso hacia una posible futura integración en el bloque, afirmó Solana.

Esta advertencia amenaza con dificultarle la tarea al presidente serbio, el proccidental Boris Tadic. Tadic, de viaje en Rumania, pidió el cese inmediato de la violencia. "A todos los que participan en los disturbios quiero pedirles que se retiren. Esto sólo perjudica a la defensa de nuestra integridad y nuestra soberanía y a la defensa de nuestro Kosovo", afirmó.

La ira serbia contra la independencia de Kosovo provocó tensión en los Balcanes. Así, los serbobosnios sumieron a Bosnia en la incertidumbre al proclamar que tendrían derecho a la secesión si la ONU y una mayoría de países de la UE reconoce al Kosovo independiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios