Raúl Castro, nuevo presidente de Cuba

  • A sus 76 años, sucede al frente de la isla a su hermano Fidel, de 81, que estuvo en el poder 49 años y 55 días, casi la mitad de la vida independiente de la isla.

Comentarios 7

El anuncio oficial lo hizo poco antes de las 15.00 hora local (21.00 hora española) el reelegido presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, entre aplausos de la sala.

En sus primeras palabras, Raúl Castro afirmó que el comandante en jefe de la revolución sigue siendo Fidel, a pesar de sus quebrantos de salud, y que solo el Partido Comunista es digno heredero suyo, como "fuerza dirigente superior".

Presidente interino durante los últimos 19 meses, el general encabezó la lista única de candidatos presentada a la Asamblea Nacional para designar por cinco años al nuevo presidente y demás dignatarios del Consejo de Estado.

José Ramón Machado Ventura, médico, de 77 años, es el nuevo primer vicepresidente de la cúpula cubana, en la que prácticamente solo ha cambiado Fidel Castro.

Serán vicepresidentes del Consejo de Estado Carlos Lage, Juan Almeida, Esteban Lazo, Abelardo Colomé Ibarra y Julio Casas Regueiro, todos ya dirigentes conocidos del régimen, y el secretario será José Miyar Barruecos.

Es la primera transición en el liderazgo cubano desde que los Castro derrocaron al dictador Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959 y el mensaje es diáfano: todo sigue igual.

Alarcón, de 71 años, renovó también su mandato para un nuevo periodo de cinco años.

Fue reelegido igualmente el vicepresidente del parlamento, Jaime Crombet, de 66 años, que ha tenido esa función en las tres anteriores legislaturas.

Será secretaria de la Asamblea Miriam Brito, diputada desde hace dos legislaturas y que ha tenido diferentes cargos parlamentarios en los últimos siete años.

El 20 de enero pasado, tras los comicios generales, Raúl Castro aseguró que esta legislatura sería de decisiones importantes.

El parlamento comenzó su sesión a las 10.00 hora local (16.00 hora española) en el Palacio de Convenciones y, tras la instalación transmitida a la sala de prensa por circuito cerrado de televisión, empezaron las propuestas y votaciones a puerta cerrada.

Muchos cubanos esperan de Raúl Castro reformas económicas que alivien la escasez de alimentos, vivienda, transporte y otros artículos y servicios esenciales, aunque en sus 19 meses como presidente interino prácticamente no ha adoptado medidas concretas al respecto.

Único general del ejército que tiene el país, ha proclamado la necesidad de hacer reformas estructurales, aunque sin abandonar el socialismo, y ha criticado el "exceso de prohibiciones" que hay en la isla.

Hijo del inmigrante gallego Ángel Castro y segundo de Fidel en todos los frentes políticos, militares e institucionales, Raúl era hasta ahora primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, segundo secretario del Partido Comunista y ministro de las Fuerzas Armadas.

Fidel Castro anunció el martes pasado que no quería ser reelegido presidente, pero no ha revelado si seguirá como primer secretario del Partido Comunista, único legal en la isla.

Asistieron a la sesión de la Asamblea 597 de los 614 diputados elegidos el pasado 20 de enero, casi todos militantes o simpatizantes del Partido Comunista.

Los diputados Miyar Barruecos y Carlos Valenciaga fueron designados para recoger "en sobre sellado" el voto del presidente saliente y llevarlo a la Asamblea desde el lugar en que convalece.

Fueron escogidos para que "visitaran al compañero Fidel, para validar su certificado de elección como diputado, tomar su juramento y trasladar la boletas correspondientes para que ejerza su derecho al voto", explicó la presidenta de la Comisión Electoral, María Esther Reus. Agregó que dicho procedimiento para recoger el voto es "razonable y ajustado" a las normas del parlamento.

Cuando Reus, también ministra de Justicia, abrió la sesión y verificó la asistencia, citó en primer lugar a Fidel Castro y entonces toda la Asamblea se puso en pie y le tributó una ovación.

El líder cubano había manifestado su deseo de que hubiera un "voto unido" (que todos los parlamentarios votasen por todos los candidatos incluidos en la lista).

El segundo en la lista de asistencia fue Raúl Castro, que llegó al Palacio de Convenciones con traje de calle oscuro y corbata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios