Raúl Castro encabeza el desfile por la "continuidad" del comunismo

  • El presidente de Cuba no habló durante el acto multitudinario del 1 de mayo que se celebró bajo la consigna de seguir "el camino trazado" por el retirado dictador

El presidente de Cuba, Raúl Castro, encabezó ayer un multitudinario desfile por el 1 de Mayo en la Plaza de la Revolución de La Habana, bajo la consigna de "continuar el camino trazado" por el líder Fidel Castro y aumentar la producción.

Vestido de su uniforme de general, Raúl Castro permaneció en la tribuna, en compañía de altos dirigentes del Partido Comunista (PCC) y del Gobierno, saludando con una bandera de Cuba al medio millón de estudiantes y trabajadores que marcharon durante una hora y media, un gentío mucho menor que cuando Fidel presidía esta festividad.

"Ratifiquemos nuestra decisión de continuar el camino trazado por el fundador de la Revolución Cubana, el compañero Fidel, hacia un socialismo cada vez más justo, humano y eficiente", dijo al secretario general de la Central de Trabajadores, Salvador Valdés, el único que habló en el acto.

En su discurso de sólo cinco minutos, el líder sindical pidió a sus compatriotas concentrar los esfuerzos en aumentar la producción y la productividad, sobre todo de alimentos, y en alcanzar la eficiencia económica.

Todo ello, según Valdés, debe hacerse con "disciplina y organización, firmemente unidos bajo la dirección del partido", y combatiendo las actitudes delictivas.

También reiteró la denuncia sobre la "hostil y obsesiva política del imperio (EEUU) contra Cuba" y la advertencia de que esa amenaza no frenará "el empeño de seguir construyendo el socialismo".

Éste fue el primer desfile que encabezó Raúl Castro formalmente en el cargo de presidente de Cuba, que asumió el pasado 24 de febrero después de que su hermano renunciara a la reelección por problemas de salud que le obligaron a alejarse del poder en julio de 2006.

Fidel Castro, que no aparece en público desde julio de 2006, tampoco asistió al desfile.

"Él no puede venir porque está enfermo, pero Fidel es la cosa más grande, sobre todo para nosotros los que somos mayores", dijo Carmen, una jubilada de 70 años, y añadió rápidamente que "Raúl también es muy combativo".

Para Antonio, de 56 años, "nada ha cambiado, todo sigue igual; la revolución está igual que siempre", pero ayer no encontraba a los compañeros de su colectivo laboral convocados para la jornada en la que se celebra tradicionalmente el día de los trabajadores.

Manolo, de 67 años, también buscaba a los del suyo y explicó que "no es que haya desorganización, porque después de tantos años todo son automatismos", pero reconoció: "Hoy nos hemos perdido".

El habitual parque de turistas tampoco faltó a la cita, como Pablo, un argentino de 41 años que hizo coincidir sus vacaciones con la fecha para rascarse el bolsillo. "Es muy caro", decía, pero quería ir a la Plaza a grabar con su cámara de vídeo el espectáculo. "Queríamos venir antes de que pase algo, ojalá no pase nada, pero ya hemos venido", dijo su esposa.

En las pancartas podían leerse consignas como "más unidos, fuertes y solidarios que nunca", "eficiencia y calidad" o "combativos, productivos y eficientes" en consonancia con las políticas del Gobierno de Raúl.

Fotos de Raúl Castro sobresalieron en la multitud -en una cantidad inusual- mientras que una gigantesca imagen de Fidel fue desplegada por decenas de trabajadores sociales.

Más de 1.400 invitados de 61 países y 165 organizaciones sindicales y políticas asistieron a la plaza, adornada con fotos de los héroes muertos del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios