Quince civiles muertos al bombardear tropas etíopes un barrio de Mogadiscio

  • El bombardeo comenzó poco después de que insurgentes integristas islámicos atacaran una base del contingente etíope instalada en la zona norte de la capital somalí

Al menos quince civiles han muerto y otros veinte resultaron heridos cuando tropas etíopes que respaldan al Gobierno de transición de Somalia bombardearon el pasado lunes con su artillería un área residencial de Mogadiscio, confirmaron a Efe algunos supervivientes del ataque.

El bombardeo comenzó poco después de que insurgentes integristas islámicos atacaran una base del contingente etíope instalada en una antigua fábrica de pasta del barrio Al Adala, situado en el distrito de Hurwa, en la zona norte de la capital somalí.

Los atacantes, presuntamente milicianos de la Al-Shabab, ala militar de la antigua Unión de Tribunales Islámicos de Somalia, utilizaron ametralladoras, fusiles y lanzagranadas en su ataque contra los soldados etíopes, que respondieron con fuego de mortero y obuses.

Entre los muertos hay tres niños que jugaban en un parque cercano, donde cayó uno de los proyectiles disparados por las tropas etíopes, dijo a Efe el padre de uno de los menores, Hamud Sokorow, quien subrayó que otros tres niños resultaron gravemente heridos en esa explosión.

"No sabíamos que había pasado en la fábrica de pasta, lo único que nos preocupaba era que las bombas caían en nuestro barrio y estaban matando a nuestras familias", relató Sokorow, que recalcó que varios de los muertos eran amigos suyos.

Según el testigo, otros dos menores, un niño y una niña, murieron cuando un proyectil hizo impacto en la casa donde vivían con sus padres y otros familiares.

Por su parte, Ooyaaye Matan, uno de los vecinos que resultaron heridos, dijo que el bombardeo fue "algo aterrador" y que pudo ver como muchas personas eran arrojadas al aire por las explosiones.

"Cuando las bombas comenzaron a caer, con un grupo de amigos nos escondimos detrás de una pared, pero ésta cayó sobre nosotros y mató a seis personas e hirió a otras cinco", dijo Matan a Efe desde su cama en el hospital Madina, el principal de Mogadiscio, donde fue ingresado sólo horas después de que cesaran los disparos.

El combate en el norte de Mogadiscio se produjo al día siguiente de que 26 personas murieran y otras 47 resultaran heridas en un atentado con bomba en la carretera de Dakba, por la que circulan diariamente las fuerzas etíopes y de la Unión Africana desplegadas en la capital somalí.

Según testigos presenciales, la bomba, que al parecer había sido colocada debajo de unos montones de basura, afectó principalmente a un grupo de mujeres que estaban limpiando las calles en esa parte de la ciudad.

Somalia está inmersa en el caos desde 1991, cuando los líderes tribales, conocidos como "señores de la guerra", derrocaron al dictador Mohamed Siad Barre y se repartieron el territorio somalí, que controlan con la ayuda de milicias armadas.

La situación empeoró desde principios de 2006, cuando a la lucha se sumaron las milicias Al-Shabab de los antiguos tribunales islámicos somalís, que capturaron Mogadiscio y todo el sur del país.

Los milicianos islámicos fueron desplazados de los territorios que controlaban por los soldados que Etiopía envió en apoyo del Gobierno de Transición en diciembre de 2006, pero se han embarcado desde entonces en una ofensiva guerrillera contra las posiciones gubernamentales y también la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios