Organizaciones humanitarias urgen a la UE a acoger a detenidos de Guantánamo

  • Los ministros de Interior de la Unión Europea se reunirán el próximo jueves para decidir si acoger a 60 presos que no pueden volver a sus países por temor a ser detenidos o torturados

Cuatro organizaciones defensores de los derechos humanos pidieron este martes a la Unión Europea (UE) que acoja a unos 60 detenidos de Guantánamo que han sido exonerados por las autoridades de EEUU pero no pueden volver a sus países por temor a ser detenidos o torturados.

Los ministros de Interior de la Unión Europea estudiarán el jueves próximo esta cuestión, aunque no está previsto que se tomen decisiones aún, ya que los países comunitarios quieren establecer primero unas condiciones comunes para acoger a los detenidos.

El objetivo de acoger a esos detenidos es buscarles una salida humanitaria y ayudar al presidente de EEUU, Barack Obama, a cumplir su anuncio de cerrar Guantánamo en un año.

"Guantánamo representa una traición a nuestros valores y también debilita nuestros esfuerzos por competir con las ideologías extremistas", afirmó Reed Brody, consejero jurídico y portavoz de Human Rights Watch, durante una conferencia de prensa.

En Guantánamo quedan actualmente unos 240 detenidos, de los que unos 30 serán juzgados "probablemente" en Estados Unidos, unos 150 serán liberados o volverán a sus países de origen, mientras que los 60 restantes tienen miedo de sufrir tortura o persecución si vuelven a sus países.

Se trata de ciudadanos de países como Argelia, Libia, China, Egipto o Uzbekistán, y de ellos aproximadamente diez tienen vínculos familiares o han residido en algún país de la UE.

Hasta ahora, nueve países de la Unión Europea (España, Portugal, Francia, Alemania, Finlandia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania) han mostrado interés en acoger a algunos de ellos.

Zachary Katznelson, de la organización Reprieve, que asiste legalmente a 30 de los internos, afirmó que los aproximadamente 60 detenidos han sido exonerados totalmente por el anterior gobierno estadounidense de George W. Bush, algo que "debería tener peso" a la hora de no tener miedo a acogerles.

Además, están dispuestos a ser sometidos a control y vigilancia de las autoridades, como ya ocurre con algunos ex detenidos que fueron liberados en el Reino Unido.

A pesar de que no tienen pendiente acusación ni pruebas en su contra, las autoridades de Washington les mantienen en el centro de detención de Guantánamo sin llevarles a un lugar menos duro, lo que supone "un escándalo", según Camilla Jelbart, de Amnistía Internacional.

Para Irena Sabic, del Centro de Derechos Constitucionales de EEUU, se trata de personas "desesperadas" por rehacer sus vidas, tras siete años encarcelados en condiciones muy difíciles, y la Unión Europea puede jugar un papel clave como lugar de acogida.

Los países de la UE tienen experiencia en asentamiento de refugiados y asistencia humanitaria, recalcó Jelbart, quien recordó que los países europeos comparten con EEUU la responsabilidad, ya que participaron en el programa de detenciones y entregas secretas de presuntos terroristas a las autoridades de Washington.

Katznelson insistió en que el cierre del centro de detención sólo puede ayudar a EEUU y Europa en la lucha contra el terrorismo, ya que "no hay mejor herramienta de reclutamiento para Al Qaeda que Guantánamo", de forma que "todos estaremos más seguros" con el cierre final de ese lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios