Obama se prepara para culminar su "coronación"

  • La campaña del senador asegura que sólo necesita 17 delegados más para proclamarse vencedor de las primarias

El demócrata Barack Obama ha apostado esta semana a alcanzar un hito simbólicamente clave en la batalla por la candidatura presidencial de su partido frente a Hillary Clinton, para enfilar luego sus baterías contra el aspirante republicano, John McCain.

En las primarias de hoy en Kentucky y Oregón, el senador por Illinois espera adjudicarse la mayoría de los votos para continuar diluyendo el sueño de Clinton de llegar a la Casa Blanca.

Obama no pasará esta noche en ninguno de los dos estados, optando por dirigirse a Iowa -escenario de su victoria en las primeras primarias- para luego dedicarle el resto de la semana a Florida.

Hace unos días que el joven senador, que quiere convertirse en el primer presidente negro de EEUU, ya dirige su mirada hacia McCain y las elecciones de noviembre.

El domingo, en un acto en Oregón, Obama acusó a McCain de poner en peligro los beneficios de la seguridad social a través de privatizaciones. "En el Washington de George W. Bush y John McCain, el mensaje para la clase media es: se las tienen que arreglar por su cuenta", afirmó Obama, al proponer incrementar los impuestos a los que devengan mayores ingresos para asegurar los pagos de pensiones.

La campaña de McCain respondió que "con su falta de experiencia, no es sorprendente que la respuesta de Barack Obama a los problemas de la seguridad social sea incrementar los impuestos, a la vez que realiza ataques con información errónea". Una encuesta de la Universidad de Suffolk difundida ayer afirma que Obama tiene una leve ventaja en Oregón (45% frente a 41%), donde hay 52 delegados en disputa, mientras que Clinton lo supera ampliamente en Kentucky (51% contra 25%), con 51 compromisarios en juego.

La campaña de Obama afirma que necesita sólo 17 delegados más para alcanzar la mayoría de 1.627 y proclamarse vencedor de la interna demócrata, sin contar los superdelegados, aquellos que tienen libertad para dar su voto al candidato de su preferencia. Con ellos, el número para lograr la nominación demócrata es de 2.025. Según el sitio independiente RealClearPolitics.com, Obama tiene en conjunto 1.897 delegados y Clinton 1.717.

La ex primera dama, no obstante, ha prometido que se mantendrá en la pelea hasta el final de las primarias que, tras la cita de hoy, culmina con las votaciones en Puerto Rico el 1 de junio y en Montana y Dakota del Sur el día 3.

"No hay un nivel sobre el cual el senador Obama se pudiera asegurar la candidatura el martes", estimó el portavoz de Clinton, Howard Wolfson.

Mientras, según el Washington Post del domingo, algunos recaudadores de fondos de Obama y Clinton ya están tratando de unir fuerzas para establecer una base para las presidenciales contra McCain. El diario citó a Mark Aronchick, abogado de Filadelfia y recaudador de fondos clave de Clinton, que señaló que los seguidores de ésta reconocen la necesidad de comenzar a prepararse para noviembre.

"Sólo si hacemos esto correctamente y lo analizamos de manera apropiada habrá posibilidad de una unificación del partido completa y rápida", dijo Aronchick, remarcando sin embargo que no ha perdido las esperanzas en Clinton.

Al tiempo que la atención se enfila hacia noviembre, se intensifican las negociaciones en cada partido para encontrar a los aspirantes a la vicepresidencia.

El ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, que renunció en marzo a sus aspiraciones a la candidatura republicana, manifestó su interés por ser el número dos de McCain.

Mientras, el senador Jim Webb, un ex marine con muchas condecoraciones, es nombrado como posible compañero de Obama para darle mayor peso en seguridad nacional. Además, el Estado de Webb, Virginia, podría ser un botín importante para los demócratas en noviembre. Pero Webb dijo a NBC: "En este momento, nadie lo pregunta, nadie lo está discutiendo, y no estoy interesado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios