Obama entona el 'mea culpa' por los fallos en seguridad y anuncia reformas

  • El presidente estadounidense reconoce que era "su responsabilidad" que los servicios de inteligencia no se anticiparan el atentado fallido contra el avión de Detroit.

Comentarios 2

El presidente Barack Obama dijo este jueves  que era "su responsabilidad" que los servicios de inteligencia no hayan logrado  "comprender" y anticipar el atentado fallido contra un vuelo comercial en  Navidad y prometió reformas para combatir la "guerra contra Al Qaeda".

A dos días de que se publiquen las dos primeras investigaciones del  atentado frustrado de Navidad, Obama criticó nuevamente a los servicios de  inteligencia por no haber logrado "unir y comprender" la información disponible  de que un miembro de Al Qaeda en Yemen estaba planeando un ataque y por tanto  no haber advertido a los funcionarios correspondientes.

Sin embargo, trató de atenuar las críticas a su administración de ser  supuestamente muy laxa con el terrorismo y dijo que Estados Unidos estaba "en  guerra contra Al Qaeda", además de prometer que los terroristas no iban poder  cambiar el estilo de vida norteamericano.

"Estoy menos interesado en buscar culpables que en tomar lecciones de lo  ocurrido y corregir esos errores para que estemos más seguros", dijo Obama en  un comunicado televisado desde la Casa Blanca.

"En última instancia la responsabilidad es mía. Como presidente, tengo una  responsabilidad solemne de proteger a nuestro país y a nuestra gente. Cuando el  sistema fracasa, es mi responsabilidad", afirmó.

El presidente aseguró asimismo que, a pesar de las severas críticas  recibidas, no habrá despidos ni renuncias entre los responsables de los  servicios de inteligencia por el intento de atentado en el avión de Northwest  el día de Navidad.

"Parece que este episodio no fue el error de un solo individuo u organismo,  sino más bien una falla del sistema" de inteligencia, señaló.

El mandatario dijo que los servicios de inteligencia estadounidenses  fracasaron en tres aspectos principales. Por un lado, por permitir que el joven  nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años, abordara el avión que se  dirigía desde Amsterdam a Detroit con explosivos ocultos. En segundo lugar,  porque los espías norteamericanos no combatieron con suficiente "agresividad"  al grupo de Al Qaeda en la Península Arábiga que planificó el ataque. Y  finalmente fracasó por no analizar apropiadamente los datos de inteligencia de  que disponían.

"Antes que un fallo a la hora de reunir o compartir (información de)  inteligencia, se trató de un fallo para vincular y comprender" esa información  "que ya tenían", agregó.

Para remediar esos fallos, Obama ordenó que determinadas personas y equipos  sean asignados a seguir pistas para atribuir responsabilidades y estrecha  atención a potenciales amenazas.

Dijo que informes de inteligencia sobre amenazas a la seguridad de Estados  Unidos deben ser transmitidos ahora más rápida y adecuadamente a todos los  organismos y ser mejor analizados. Prometió que habría mejoras para vigilar la  lista de procedimientos.

Obama prometió asimismo "inversiones significativas" en la seguridad  aérea.

"Estamos en guerra. Estamos en guerra contra Al Qaeda, una red de violencia  y odio de gran alcance que nos atacó el 11 de setiembre, que mató a cerca de  3.000 inocentes y que está preparándose para atacarnos de nuevo", afirmó.

"Haremos lo que sea necesario para derrotarlos", agregó.

Mientras tanto, se conocieron nuevos detalles de la planificación del  atentado, del que Estados Unidos acusó a la rama de Al Qaeda en Yemen.

El viceprimer ministro yememnita para Asuntos de Defensa y Seguridad,  Rashad al-Aleemi, dijo que el Abdulmutallab se reunió con Anwar al-Awlaqi, un  clérigo norteamericano-yemenita también vinculado a la masacre de Fort Hood  (Texas) en noviembre pasado provocada por el psiquiatra militar Nidal Hasan,  que dejó 13 muertos y 42 heridos.

Aleemi dijo que el joven nigeriano también pudo haber sido reclutado hace  un tiempo por Al Qaida en una universidad de Londres.

Abdulmutallab fue acusado de seis delitos el miércoles por un gran jurado  estadounidense por intento de asesinato y de uso de armas de destrucción masiva  a bordo de un avión estadounidense. Puede ser condenado a cadena perpetua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios