Obama anuncia cambios en el servicio de Inteligencia y en la seguridad aérea

  • El presidente insta a las agencias a investigar de inmediato las pistas sobre amenazas y mejorar la distribución de sus informes · Asegura estar menos interesado en repartir culpas que en aprender de los errores

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció el jueves cambios para mejorar los servicios de Inteligencia y la seguridad en los aeropuertos para evitar que sucesos como el ocurrido recientemente en un avión de Northwest se repitan.

El presidente pidió que la CIA, el FBI y otras agencias investiguen "de inmediato" las pistas sobre amenazas terroristas, que los informes de Inteligencia se distribuyan de forma "más amplia y rápida" y que se mejoren los sistemas de análisis y el funcionamiento de las listas de vigilancia de terroristas. Además, dijo que EEUU aumentará el uso de tecnología de registro de los pasajeros en los aeropuertos, incluidos los escáneres con imágenes corporales.

"Expandiremos el uso de sistemas de detección, incluyendo tecnología con imágenes", anunció Obama en respuesta al intento de atentado el día de Navidad, cuando un avión se disponía a aterrizar en Detroit (Michigan).

En línea con lo señalado el martes, insistió en que los servicios de Inteligencia, que tenían información, fallaron a la hora de "atar los cabos" e impedir que un nigeriano de 23 años, Umar Faruk Abdulmutallab, subiera con explosivos en su ropa interior a un vuelo que cubría la ruta entre Ámsterdam y Detroit. Aun así, dijo estar menos interesado en repartir culpas que en "aprender de los errores" y aseguró que "en última instancia la responsabilidad es mía", parafraseando el famoso lema del presidente Harry Truman (1945-1953). "Cuando el sistema falla es mi responsabilidad", insistió.

No hubo muchas sorpresas en el informe, más allá de que se reconociera que un error ortográfico a la hora de escribir el nombre del terrorista hiciera creer al Departamento de Estado que el joven nigeriano carecía de una visa válida para entrar en EEUU.

Lo "chocante", coincidían ayer muchos analistas, es lo "obvio" de los errores cometidos por las numerosas agencias de Inteligencia dedicadas exclusivamente a la tarea de evitar un nuevo ataque terrorista como el del 11-S y que no supieron relacionar la información sobre los planes de Al Qaeda en la Península Arábiga y Abdulmutallab pese a las muchas advertencias recopiladas.

"Ocho años después del 11-S y de la creación de una arquitectura de Inteligencia que se suponía debía mejorar la forma de compartir y actuar ante la información, EEUU ha mejorado su manera de recopilar, diseminar y analizar la información de Inteligencia. Pero, como muestra el informe del jueves, sigue sin ser lo suficientemente bueno", sostenía ayer un editorial del diario The Washington Post.

"El informe del Gobierno reconoce de forma escalofriante que, ocho años después del 11-S, sigue sin tener una sola base de datos que contenga toda la información relativa al terrorismo", coincide The New York Times en un artículo titulado Ocho años más tarde.

Para USA Today, el "problema subyacente" es la "pérdida del sentido de urgencia" desde 2001 en materia terrorista. "¿Cómo si no explicar que hay que recordarle a las agencias de Inteligencia y antiterroristas que deben seguir pistas sospechosas?", se pregunta en referencia a los "pasos correctivos" que Obama reveló ha decretado para la comunidad de Inteligencia.

Pero sus órdenes de que éstas mejoren su "línea de responsabilidad", distribuyan la información de forma "más rápida y amplia" y refuercen su proceso analítico y los criterios para incluir a sospechosos en las listas de alertas terroristas no son más que pasos "obvios" que deberían sobreentenderse, criticó el rotativo.

"Que el presidente de EEUU tenga que decirle a la CIA que necesita garantizar la distribución a tiempo de sus informes de inteligencia es, por decirlo suavemente, inquietante", corroboró el Post. "Resulta alucinante que el presidente sintiera la necesidad de instruir al director de la Inteligencia Nacional para que dé más pasos para mejorar el rigor y el estándar de los análisis de Inteligencia (...) O era algo de catálogo o el país está verdaderamente en grandes problemas", concluyó.

"Nos sentiríamos más tranquilizados si estas medidas no fueran tan básicas y evidentes", señaló también el Times.

En general, todos los medios aprecian la "franqueza" de Obama al reconocer los errores del Gobierno -en un intento, afirmó el diario Politico, de alejarse de las formas de George Bush en un caso tan similar- y que asumiera la "responsabilidad" final de los fallos, indicando que está "menos interesado en echar culpas que en aprender de los errores y corregirlos".

Con todo, apuntó el USA Today, quizás en este caso, debido a su gravedad, debería haberse producido alguna destitución. "Hacer rodar cabezas es a veces más un truco de relaciones públicas que una solución, pero la confianza de Obama en su actual equipo parece injustificada, en vista de los hechos", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios