La OTAN expulsa a los talibanes del sur de Afganistán

  • Los enfrentamientos dejan 56 insurgentes muertos según el Ministerio de Defensa afgano

Tras una operación militar de la OTAN y el Ejército afgano que se ha cobrado la vida de 56 insurgentes y dos soldados afganos, los talibanes abandonaron ayer las localidades que habían tomado en las cercanías de la conflictiva ciudad sureña de Kandahar.

En rueda de prensa, el portavoz del Ministerio afgano de Defensa, general Zahir Azimi, aseguró que 56 rebeldes murieron y "un gran número" de ellos resultaron heridos durante la ofensiva.

El portavoz añadió que tan sólo dos militares afganos perdieron la vida y otros dos resultaron heridos en los combates.

Azimi señaló que los talibanes ya han sido desalojados del distrito de Arghandab, donde se encuentran los pueblos recuperados, aunque precisó que las operaciones de búsqueda aún están en marcha y que todavía quedan algunos focos de resistencia.

En un comunicado, el presidente afgano, Hamid Karzai, explicó que ya ha ordenado a las autoridades que presten ayuda a los desplazados a causa de los combates, ya que ante la inminente ofensiva de la OTAN y el Ejército afgano, los lugareños abandonaron en los últimos días el distrito de Arghandab para refugiarse en zonas vecinas y en la ciudad de Kandahar.

Los talibanes se hicieron con el control de estos poblados, situados a 20 kilómetros de Kandahar, la segunda ciudad más importante del país, después de que el pasado 13 de junio un grupo insurgente liberara a casi 900 presos de la cárcel de la ciudad, entre ellos al menos 350 talibanes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios