Morales llama al diálogo pero la oposición seguirá avanzando en el proceso autonómico

  • Dos prefectos opositores deberán abandonar sus cargos, aunque uno de ellos desconoce los resultados de la consulta y asegura que no se irá.

Comentarios 1

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha hecho un llamamiento al diálogo a la oposición tras el reférendum celebrado el domingo, cuyos resultados preliminares muestran a un país divido territorialmente ya que se ratificó al mandatario pero también a cinco prefectos de la oposición, mientras dos gobernadores opositores y uno oficialista deberán abandonar sus cargos al no lograr los votos suficientes.

Poco después de confirmar su victoria en la consulta, en la que fue ratificado por una importante mayoría de votos, Morales propuso unir el proyecto de nueva Constitución Política del Estado, aprobada por la Asamblea Constituyente, con los estatutos autonómicos impulsados por los prefectos de los departamentos de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija, pero en el marco de las leyes vigentes.

Así lo planteó Morales durante su discurso desde el balcón de Palacio Quemado, en el que abogó por unir a los bolivianos. "La participación del pueblo con su voto es para unir a los distintos sectores del campo y la ciudad, del oriente y del occidente, y esa unidad se hará juntando la nueva Constitución Política del Estado con los estatutos autonómicos", afirmó.

El presidente insistió en su intención de convocar a los prefectos de la oposición para consolidar ese objetivo, sin precisar la fecha para el encuentro, tras lo cual agradeció el respaldo de los bolivianos a su gestión en una "histórica" la jornada electoral en la que, según dijo, el pueblo ha decidido con su voto "consolidar el proceso de cambio con la recuperación de los recursos naturales".

Para continuar con esas medidas, llamó a los prefectos y alcaldes a sumarse al proceso de cambio "garantizando la recuperación de los recursos naturales". "El mandato del pueblo boliviano será respetado y aplicado en todo el país, para que Bolivia cambie, tenga igualdad y dignidad", tras lo cual convocó a los "empresarios patriotas y solidarios" a sumarse a esta tarea.

Pese a este llamamiento al diálogo, uno de los principales líderes de la oposición, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, anunció en tono desafiante que tras ser ratificado con mas del 66% de los votos acelerará el proceso autonómico con la elección de autoridades, la creación de un fondo solidario para ayudar a otros departamentos, y la creación de un organismo de seguridad propio.

"Nos llevaron a un proceso impuesto por el oportunismo de los intereses político-partidarios que sin escrúpulos ideológicos unió a la derecha conservadora. Nuestro voto también ha decretado la muerte, de una vez y para siempre, del sistema político del siglo pasado, para dar paso a uno nuevo, construido desde las regiones", afirmó Costas tras conocer los primeros resultados.

En ese sentido, el prefecto opositor anunció la creación de una Agencia Tributaria departamental  y convocó para el próximo jueves a los cruceños para elegir por voto popular tanto a asambleístas, como a subgobernadores y corregidores. "Esto es autonomía. Esto es democracia participativa real. Esto es llevar el poder de decisión a la gente, a sus comunidades, a sus pueblos", añadió Costa.

En otra región del país, Cochabamba, la población decidió revocar el mandato al prefecto, el opositor Manfred Reyes Villas, quien sin embargo aseguró tras concluir la jornada electoral que desconocerá los resultados de la consulta, al considerar que fue "ilegal", por lo que no aceptará los resultados y no abandonará su cargo, tal como exige la legislación.

"Yo sigo siendo el prefecto de Cochabamba, quiero ver que Evo Morales, en un retroceso de la democracia, ponga a dedo a un prefecto, sería un retroceso tremendo", advirtió Reyes Villa en rueda de prensa. Su derrota abre un complicado escenario ya que anunció que continuará en la batalla legal, pues alguien tiene que "estar a la defensa de la democracia" "Y ese alguien soy yo", subrayó.

A pesar de su victoria en el reférendum a nivel nacional, lo cierto es que el 'No' a Morales superó el 50 por ciento en cuatro regiones opositoras, Santa Cruz, Tarija, Beni y Chuquisaca, donde obtuvo bajos porcentajes, mientras que en Potosí, Oruro, La Paz y Cochabamba sacó ventaja, y en Pando, tanto el prefecto como el presidente lograron más de 50 por ciento de los votos.   

En Santa Cruz, el 'No' al presidente sacó un 59,9 por ciento de los votos, en Tarija un 59,1 por ciento, en Beni un 53,5 por ciento y en Chuquisaca un 53,5 por ciento. Si la revocatoria de mandato se aplicaría por departamentos -algo que por ley no es posible_, Morales habría sido revocado claramente en Santa Cruz y Tarija, mientras que estaría a punto de serlo en Beni y Chuquisaca.

Según la fórmula del Congreso y la Corte Electoral, el presidente puede ser revocado si el No supera el 53,7 por ciento de los votos que sacó en 2005. Sin embargo, la revocatoria o ratificación del presidente es nacional y, según los datos, fue ratificado con el 63,1 por ciento. En contrapartida, obtuvo altos porcentajes en Potosí, Oruro y La Paz, y en Cochabamba y Pando logró cifras intermedias.

En Potosí, el mandatario se impuso con 80,8 por ciento, en Oruro, logró el 78,6 por ciento y en La Paz sacó el 77,1 por ciento. Además, el porcentaje de apoyo a Morales en Cochabamba fue del 65,7 por ciento y en Pando del 51,8 por ciento, único departamento en el que tanto el prefecto como el presidente obtuvieron más del 50 por ciento de los votos.

El prefecto de La Paz, el opositor José Luis Paredes Muñoz, deberá dejar el cargo ya que con el 57,7 por ciento de los votos válidos en su contra no consiguió llegar al 50% más uno que estableció la Corte Nacional Electoral para continuar al frente de la administración. "Soy consciente de lo injusto y desigual de la pelea, pero dije que aceptaré el resultado", afirmó anoche Paredes. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios