Morales cumple la "misión" de dotar a Bolivia de una nueva Constitución

  • El presidente boliviano dice que esta Carta Magna permitirá refundar el país desde la unidad, la igualdad y la dignidad y caminar hacia la reconciliación nacional.

El presidente boliviano, Evo Morales, cumplió este sábado con la "misión" de dotar a Bolivia de una nueva Constitución para refundar el país con "igualdad, justicia y dignidad" y el objetivo puesto en la reconciliación nacional.

"Misión cumplida. Por la refundación de una Bolivia unida", dijo hoy Morales tras promulgar una Carta Magna que por, primera vez en la historia del país, se ha sometido al voto ciudadano en un referendo celebrado el pasado 25 de enero.

El presidente escogió su bastión de la ciudad de El Alto para alumbrar la vigencia al nuevo texto, en un multitudinario acto que combinó la solemnidad de un momento que el oficialismo considera "histórico" con el ambiente festivo y colorista que crearon los miles de seguidores de Morales que acudieron a la cita.

Tres años ha tardado el gobernante aimara en ver cumplido su objetivo de contar con el nuevo texto constitucional para fundar una nueva Bolivia "plurinacional y unitaria", orientada a la integración de los indígenas, con un sistema de descentralización autonómica y de economía "social".

En su discurso en El Alto, Morales situó la nueva Constitución como una nueva fase de la "permanente lucha de liberación" que han protagonizado desde los tiempos de la colonia española los pueblos indígenas, los movimientos sociales y los patriotas bolivianos para defender "la vida, la justicia y la soberanía".

"Pese a tantas adversidades, tantas humillaciones, llegamos a esta nueva Constitución donde están consagradas las aspiraciones más profundas de los sectores más abandonados de Bolivia, como indígenas y trabajadores", destacó Morales, quien añadió no obstante que el texto "protege a todos los bolivianos por igual".

Morales dedicó buena parte de su intervención a recorrer la historia de Bolivia con continuos homenajes a sus líderes, héroes y próceres. Incluso equiparó la jornada de hoy con la fundación de la República en 1852 a cargo del libertador Simón Bolívar.

"Aquí estamos sus hijos, para garantizar la segunda independencia y la verdadera liberación del pueblo boliviano", proclamó.

"Es impresionante lo que estamos haciendo: de la rebelión de nuestros antepasados a la revolución democrática y cultural, a la refundación de Bolivia y a la reconciliación entre originarios milenarios y originarios contemporáneos". Así resumió Morales el proceso vivido en el país hasta llegar a la nueva Constitución.

Este texto fue aprobado el 25 de enero con un 61,4 por ciento de apoyo en un referendo donde el rechazo se concentró en los territorios "autonomistas" del país: Santa Cruz, Beni y Tarija, todas gobernadas por opositores.

También el "no" ganó en la amazónica Pando, regida por un prefecto militar tras el encarcelamiento del anterior gobernador por su supuesta responsabilidad en la matanza ocurrida en septiembre en un enfrentamiento armado entre opositores y autonomistas.

Tras la consulta, los opositores regionales de Morales, principalmente los cruceños, plantearon un pacto nacional para aplicar la nueva Constitución que, según este sector, no recoge sus aspiraciones de autogobierno ni una verdadera descentralización.

El presidente Morales, que se comprometió a reunirse individualmente con los prefectos opositores una vez promulgada la Constitución, volvió hoy a apelar a la unidad para aplicar la Carta Magna y llegar a la reconciliación nacional, objetivo que llevará tiempo, según admitió.

A la espera de si se entabla o no un proceso de diálogo con los autonomistas, el primer efecto de la Constitución recién nacida será la reestructuración del Gobierno para adecuarlo al nuevo texto.

Es previsible que el presidente Morales apruebe mañana domingo los decretos de remodelación del Ejecutivo, que conllevarán cambios de carteras ministeriales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios