Miles de estudiantes protestan en Chile contra la ley de educación

  • La marcha pacífica convocada en Santiago acabó con 160 detenidos

Comentarios 1

La policía chilena disolvió el miércoles en Santiago una marcha pacífica de estudiantes, que acabó con 160 detenidos, en protesta contra una ley de Educación que se debate en el Congreso, hasta donde llegaron unos 10.000 profesores que también la rechazan.

En el puerto de Valparaíso, sede del legislativo, una masiva marcha de profesores a la que se plegaron estudiantes copó las calles principales de la ciudad, a 120 kilómetros al oeste de Santiago, mientras en el Parlamento se desarrollaba un accidentado debate del proyecto de la nueva Ley General de Educación (LGE).

En tanto, en la capital chilena, la policía disolvió con gases lacrimógenos una marcha de unos 3.000 estudiantes que la Intendencia (gobernación) no autorizó y que acabó con al menos 160 jóvenes detenidos, según informó el teniente coronel de Carabineros, Enrico Morelli.

Rodrigo Soto, portavoz de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Universitarios y Secundarios, que ha mantenido reuniones con la Intendencia para lograr que permitiera la marcha, declaró que "lamentablemente una vez más el Gobierno de Chile nos prohíbe un derecho constitucional que es el de manifestarnos de manera libre".

Unos 3.000 estudiantes, según Carabineros, se concentraron durante una hora para marchar. Al invadir la calzada, fuerzas especiales de Carabineros emplearon coches lanza agua y lanza gases para dispersar a los estudiantes.

Dirigentes de los alumnos conversaron con la policía, que finalmente accedió a dejarles marchar por una calle paralela, por donde los estudiantes avanzaron de forma pacífica escoltados por un responsable de la Intendencia.

Al llegar a otra gran avenida, Carabineros les hizo detenerse para permitir el paso del tráfico, momento en que la policía acorraló con coches lanza agua y lanza gases a los estudiantes, que se dispersaron en dos direcciones.

Ambos grupos caminaron por la vereda de forma pacífica hasta el céntrico Parque Forestal, donde Carabineros empleó gases lacrimógenos para obligar a los estudiantes dispersos por la explanada a abandonar la zona.

En tanto, en Valparaíso, los profesores desde tempranas horas se trasladaron hacia el Parlamento para estar presentes en la discusión y las negociaciones en torno a la nueva ley de educación, cuyo retiro piden docentes y estudiantes.

"Creo que superamos con creces las 10.000 personas. Ésta es una expresión de masas extraordinaria para enseñar al Parlamento que legisle de acuerdo a la ciudadanía", dijo Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores.

Estudiantes y profesores consideran que la iniciativa legal en curso aumenta la desigualdad y la segregación en la educación y exigen el fortalecimiento de la educación pública y terminar con la selección de alumnos en los colegios.

El Gobierno ha reiterado que la LGE permitirá garantizar "una educación de calidad para todos", según dijo este martes la ministra de Educación Mónica Jiménez.

El diputado socialdemócrata, René Alinco, dijo a los periodistas que la LGE fue "hecha a la medida de la derecha. Todo Chile sabe que la calidad de la educación pública es muy mala, por lo tanto no se puede competir con los poderosos".

La LGE, que reemplazará a la Ley Orgánica de Educación (LOCE), impuesta por el dictador Augusto Pinochet (1973-1990), fue producto del trabajo de una comisión de expertos en educación, que representaron a todos los sectores políticos del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios