Miles de serbios airados queman la Embajada de EEUU en Belgrado

  • Otras sedes diplomáticas de países que reconocieron a Kosovo también fueron atacadas por manifestantes violentos

Comentarios 6

Un grupo de manifestantes provocó un incendio en la Embajada de EEUU en Belgrado durante enfrentamientos con la Policía, tras una multitudinaria concentración para protestar contra la independencia de Kosovo.

Un grupo de jóvenes que asistieron a la protesta logró entrar en la sección consular de la Embajada, aunque ningún empleado se encontraba en su interior, precisó en Washington el portavoz del departamento de Estado, Sean McCornack.

Diez vehículos blindados de la Policía y varias decenas de agentes llegaron al lugar para dispersar a los manifestantes utilizando gases lacrimógenos.

Numerosos manifestantes, en su mayoría hinchas de fútbol violentos, fueron detenidos mientras camiones de bomberos llegaban al lugar.

Más de 80 personas resultaron heridas en los enfrentamientos, entre ellos 21 policías, según informaciones oficiales. Además, un cadáver carbonizado no identificado fue extraído de la Embajada de Estados Unidos.

Frente a la Embajada de Alemania también se produjeron incidentes en la noche de ayer, la caseta donde se encontraban los policías de vigilancia fue incendiada por manifestantes.

Además de la Embajada de EEUU, también fueron atacadas las de Turquía, donde fue arriada la bandera turca y sustituida por una de Serbia, y la de Croacia, donde fue descolgada de su mástil la enseña croata y luego quemada, y la del Reino Unido.

La mayoría de las embajadas están ubicadas en el mismo sector de la capital serbia, en la avenida Kniaz Milos, una de las principales arterias de Belgrado.

Estos incidentes ocurrieron después de la marcha frente al Parlamento en rechazo a la independencia kosovar a la que asistieron unas 150.000 personas.

Los congregados llevaban banderas de Serbia, iconos cristianos y pancartas con lemas como "Kosovo es el corazón de Serbia", "permanecerá serbio".

La protesta, titulada "Kosovo es Serbia", comenzó en la plaza frente al edificio del Parlamento serbio, con la entonación del himno nacional.

La manifestación fue organizada por el Gobierno y varios partidos parlamentarios, que quisieron "canalizar el descontento, la furia y la cólera" que se siente en Serbia por la independencia de Kosovo, reconocida ya por EEUU, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y otros países.

Los líderes de Serbia instaron a los ciudadanos a protestar "con calma y dignidad" y a "mostrar al mundo que Serbia no acepta la independencia de Kosovo".

El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, declaró al inicio de la protesta masiva que Kosovo es parte de Serbia "desde siempre, y para siempre será así".

"No hay fuerza, amenaza ni condena que haga que un serbio diga que Kosovo es otra cosa si no Serbia", exclamó Kostunica, seguido de gritos de apoyo de las personas que acudieron a la marcha desde todas partes del país.

"Si renunciamos a nuestro origen, la historia, entonces ¿quiénes somos?", preguntó Kostunica a los serbios congregados.

El primer ministro serbio criticó además a las grandes potencias occidentales al insistir en que "piden a Serbia que se humille" y renuncie a Kosovo, y aseguró que "nadie obtendrá el mandato del pueblo serbio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios