Londres saca al príncipe Harry de Afganistán por motivos de seguridad

  • Brown le agradece la "profesionalidad" y "dedicación" mostradas en las diez semanas que ha durado su misión.

Comentarios 11

Poco ha durado el príncipe Harry en Afganistán después de que saltase la noticia de su hasta el jueves secreta misión. Tan sólo un día después de que una filtración desvelase su posición a los talibanes, el Ejército británico ha optado por poner punto y final a su labor por la "seguridad" tanto del tercero en la línea de sucesión al trono de Inglaterra como de sus compañeros. En cualquier caso, el primer ministro, Gordon Brown, agradece su "profesionalidad" y "dedicación" demostrada en diez semanas.

El hijo pequeño de Carlos de Inglaterra y Lady Di comenzó su misión en diciembre, con el objetivo de permanecer tres meses destacado en Afganistán. Desde entonces, existía un pacto tácito de los medios para no investigar ni en último caso desvelar su situación, al entender que la información podría suponer un riesgo, motivo por el cual el pasado año el Ejército rechazó mandarle a Afganistán, provocando de paso el enfado del Príncipe, que llegó a amenazar con dejar su regimiento.

Sin embargo, el jueves saltó la noticia y sólo un día después el Ejército difundió un comunicado en el que se detallan las conclusiones alcanzadas por el jefe del Estado Mayor, Sir Jock Stirrup, y el jefe del Ejército británico, el general Richard Dannat. Así, las autoridades militares optan por sacar del país asiático al príncipe, al estimar que la cobertura mediática internacional que sobre él puede ejercerse "impactaría en la seguridad de aquellos que están destacados allí, y a él como soldado individual".

No obstante, las diez semanas que ha durado su misión, que en principio debería ser de tres meses, le han servido para ganarse el respeto de la clase política. El primer ministro expresó su gratitud por el trabajo desarrollado por Harry, pero "las consideraciones de seguridad son lo primero" y se ha tomado la "decisión correcta". Brown agradeció al príncipe la "profesionalidad y la dedicación mostradas". No en vano, Harry ordenó ataques aéreos contra posiciones talibán en el sur de Afganistán, concretamente en la provincia de Helmand, y ha realizado patrullas por las poblaciones locales y disparado a supuestos combatientes enemigos, como demuestran las imágenes difundidas.

En una entrevista aparecida en los medios el jueves, el otrora nieto rebelde de Isabel II dijo no echar de menos sus cómodas condiciones de vida a la sombra del palacio de Buckingham. De hecho, agradeció sentirse por una vez "una persona normal" alejada de los 'flashes' y entre iguales, algo a punto de concluir.

Sin embargo, toda la valoración positiva para la opinión pública recuperada en horas se puede venir abajo con declaraciones como las publicadas hoy y realizadas la semana pasada y donde, además de preferir estar en zona de combate en lugar de quedarse "sentado sin hacer nada" en Windsor, arremete contra la prensa británica, que en numerosas ocasiones ha reflejado sus excesos y polémicas. En este sentido, añadió que "está bien estar alejado de los periódicos y de toda la mierda que escriben".

Fue la web norteamericana 'Drudge Report', famosa por revelar el 'affaire' Clinton-Lewinsky, la que abrió la veda y desveló la situación del soldado Harry. De esta forma, saltaron las alarmas y se desbarataron las intenciones del Ministerio de Defensa británico, que expresamente se había dirigido a los medios de comunicación del país para pedirles "que no informasen a los ciudadanos de un posible despliegue del Príncipe Harry en Afganistán", señaló el editor de la BBC Jon Williams en un blog.

Williams subrayó que no se trata ni mucho menos de un caso "único", ya que también puede darse en relación a "secuestros" si el exceso de información puede hacer peligrar las negociaciones o la situación del rehén. Dannat acudió el año pasado a los distintos editores para lograr un "acuerdo voluntario" que necesitó de cinco meses de discusiones. Transcurrido ese tiempo, ambas partes pactaron limitar la información a cambio de que los medios tuviesen acceso al príncipe Harry "antes, durante y después de su tiempo en Afganistán". Williams, sorprendido de que este pacto de caballeros haya durado tanto tiempo, lo justificó ante la población y señaló que ya no tenía sentido sostenerlo una vez que salió la primera información. Por este motivo, se acordó con el Ministerio de Defensa la difusión de los documentos recopilados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios