Londres confirma la colisión entre dos submarinos nucleares en el Atlántico

  • El choque entre dos sumergibles, uno británico y otro francés, no causó heridos pero sí daños

El Ministerio británico de Defensa confirmó ayer que el submarino nuclear HMS Vanguard chocó a principios de febrero en el océano Atlántico con el submarino nuclear francés Le Triomphant, en un accidente que no causó heridos pero sí importantes daños.

El almirante Jonathan Band informó de un "contacto" entre ambos buques y aseguró que ocurrió a poca velocidad, pero no explicó por qué fallaron los sistemas de sonar que debían haber advertido a las tripulaciones del peligro de colisión. "Ambos submarinos están a salvo y no se produjeron heridos", dijo el almirante al leer públicamente un comunicado de Defensa, en el que se confirmó que la nave británica está de regreso en su base en el puerto de Faslane, Escocia.

El HMS Vanguard, botado en 1992, es uno de los cuatro submarinos de la Armada británica propulsados por un reactor atómico que lleva a bordo misiles balísticos Trident. Tiene capacidad para 48 cabezas nucleares en 16 misiles y en 2007 fue sometido a una profunda renovación que garantiza su servicio hasta 2024.

Inicialmente, Defensa declaró que no comenta las operaciones de los submarinos, aunque dijo que no se suscitó una situación de riesgo para la seguridad de los buques, la tripulación o las armas a bordo.

El diario sensacionalista The Sun, que dio ayer la primera noticia de la colisión, ofreció las declaraciones de un alto oficial de la Armada, quien destacó que las consecuencias son "inimaginables". "Es poco probable que se hubiera producido una explosión nuclear, pero existe la posibilidad de una fuga radiactiva. Peor aún, podríamos haber perdido la tripulación y las cabezas nucleares. Hubiera sido un desastre nacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios