Google 'desnuda' a Israel

  • La última versión de su programa de mapas reproduce con gran fidelidad zonas muy sensibles, como por ejemplo la central nuclear de Dimona, en el desierto del Negev

En las fases más crudas de la Guerra Fría, los servicios de Inteligencia de los bloques enfrentados podían llegar a pagar millones por informaciones como estas. Pero hoy por hoy, las imágenes de satélite están al alcance de todos a través de internet, e incluso las instalaciones de seguridad de un Estado tan amenazado como Israel han quedado al descubierto a los ojos de Google Earth.

La última versión del popular programa que combina mapas y fotografías digitales de la superficie del planeta ha mejorado considerablemente la resolución de sus imágenes de Israel. Y a diferencia del pasado, las áreas militares y otras instalaciones importantes para la defensa del país ya no aparecen difuminadas ni con fotografías de baja definición.

Por razones de seguridad y en base a acuerdos que Israel mantiene con proveedores estadounidenses de imágenes de satélite, las tomas de la superficie del país no pueden superar una resolución de dos metros de terreno por pixel de pantalla.

En los nuevos mapas aparecen, por ejemplo, en detalle varias bases aéreas israelíes, en cuyas imágenes los usuarios han llegado a introducir fotografías y anotaciones sobre los aviones o helicópteros utilizados en las instalaciones. Incluso se encuentra la planta de Dimona, en el desierto de Negev, en la que Israel desarrolla supuestamente armas nucleares, algo que se mantiene bajo el más estricto secreto de Estado. Hasta las poblaciones más pequeñas aparecen reproducidas con gran fidelidad.

Y así es que Google Earth, que se puede bajar de internet e instalar gratuitamente en cualquier ordenador doméstico que cumpla los requisitos técnicos mínimos, se ha convertido ya en una herramienta de trabajo acostumbrada para los grupos terroristas palestinos afincados en la Franja de Gaza que, diariamente, lanzan cohetes Qassam contra ciudades israelíes limítrofes, como Sderot o Ashkelon.

"Obtenemos los detalles de Google Earth y los confrontamos con nuestros mapas del centro de la ciudad y otras zonas sensibles", explicó al londinense The Guardian Jaled Yaabari, también conocido como Abu Walid, comandante en Gaza de las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, el brazo armado del movimiento Al Fatah del presidente palestino, Mahmud Abbas.

También responsables británicos de seguridad están convencidos de que grupos afines a la red terrorista Al Qaeda utilizan las imágenes aéreas para localizar objetivos de atentados en bases militares en Iraq. En vista de la situación, Google Inc., con sede en Mountain View (California), asegura prestar atención a las preocupaciones de que Google Earth crea nuevos riesgos de seguridad, pero al mismo tiempo hace referencia a que la empresa no es el único proveedor de imágenes así.

"Las imágenes visibles en Google Earth y Google Maps no son únicas: se pueden obtener de numerosas fuentes imágenes comerciales de satélite de alta definición e imágenes aéreas de cualquier país del mundo. Cualquiera que sobrevuele o pase en coche al lado de un terreno puede obtener informaciones similares", afirmó la empresa en un comunicado.

Al margen de la dimensión de seguridad, Google Earth viene desatando polémicas en Israel desde hace años. En el programa aparecen marcados, por ejemplo, los nombres de ciudades palestinas que desaparecieron tras la fundación del Estado judío en 1948. Google Earth reconoce además las fronteras previas a la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando Israel pasó a ocupar los sectores orientales árabes de Jerusalén, Cisjordania, la Franja de Gaza y los Altos del Golán.

Así, el Muro de las Lamentaciones y el Monte del Templo, los principales lugares sagrados del judaísmo y sobre los que hoy se levantan las monumentales mezquitas de Al Aqsa y Al Quds, aparecen en Google Earth como territorio palestino.

"Google Earth refuerza las mentiras. Los musulmanes se han lanzado a una campaña para reescribir la historia y borrar cualquier rastro del judaísmo del Monte del Templo, en contra de las actuales evidencias arqueológicas e históricas. Ahora Google Earth ha cedido ante esa campaña", afirma el rabino Chaim Rechman, director del departamento de asuntos internacionales del Instituto del Templo de Israel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios