El Gobierno australiano pedirá perdón a los aborígenes

  • El primer ministro australiano, Kevin Rudd, se dirigirá el miércoles más de 100.000 aborígenes que fueron separados de los suyos cuando niños entre 1910 y 1970 para ser "civilizados" en el seno de familias blancas

El Gobierno de Australia presentó el marets al Parlamento la declaración con la que planea pedir el miércoles, por primera vez, perdón a las víctimas aborígenes de la llamada "Generación robada".

El primer ministro australiano, el laborista Kevin Rudd, hablará en nombre del Legislativo y se dirigirá a los más de 100.000 menores aborígenes que fueron separados de los suyos entre 1910 y 1970 para ser "civilizados" en el seno de familias blancas.

"Ha llegado el momento de que la nación pase una página de la historia de Australia corrigiendo los errores del pasado para avanzar con confianza en el futuro", reza el texto propuesto.

"A las madres y a los padres, a los hermanos y a las hermanas, por la ruptura de familias y comunidades, pedimos perdón. Por la indignidad y la degradación así infligida en un pueblo orgulloso y una cultura orgullosa, pedimos perdón", añade.

"Reflexionamos en particular en los malos tratos propinados a los que fueron la Generación robada, este capítulo negro de la historia de nuestra nación. Nos disculpamos en especial por la separación de niños aborígenes y del Estrecho de Torres de sus familias, de sus comunidades y de sus tierras", asegura el borrador.

La declaración figuró como primer orden del día de la cuadragésima segunda legislatura, inaugurada oficialmente el martes tras la larga pausa veraniega que siguió a la victoria laborista en las elecciones del pasado 24 de noviembre.

Los aborígenes ofrecieron una ceremonia tradicional de bienvenida con motivo de apertura de las sesiones, que dirigió Matilda House, jefa del clan de los Ngannawal, dueños originarios de las tierras donde se asienta el Parlamento.

"Esta bienvenida tiene gran simbolismo: la esperanza de una nación unida a través de la reconciliación", dijo Matilda, quien, acompañada del sonido del "didgeridoo" (instrumento de viento) y de sus dos nietos, entregó a Rudd un bastón de mando con una leyenda sobre "la historia de nuestra unión", en la que hasta ahora los aborígenes no han tenido rol alguno en la administración del Estado.

Cerca del nuevo edificio del Legislativo se congregarán el miércoles miles de aborígenes que han viajado a Camberra para la ocasión desde varios puntos del país y que se hospedan en la llamada embajada aborigen, establecida ante el edificio del viejo Parlamento en 1972.

La existencia de la "Generación robada" no fue nunca admitida por la Administración hasta que en 1995, con los laboristas en el poder, se abrió una investigación parlamentaria.

Dos años más tarde, los investigadores presentaban el informe "Devolverlos a casa", pero los conservadores habían recuperado el Gobierno y no atendieron las recomendaciones.

El estudio recogía las experiencias de ciudadanos que siendo niños habían sido apartados de sus familias y denunciaba que algunos de ellos sufrieron abusos psicológicos y sexuales estando al cuidado de instituciones o familias adoptivas.

El informe presentó 54 recomendaciones a las autoridades, entre ellas que pidieran perdón en nombre del pueblo, que establecieran un día nacional en memoria de lo ocurrido y compensaciones económicas "para reconocer una historia de graves violaciones de los derechos humanos" y por las políticas de "genocidio y asimilación forzosa".

La disculpa que ofrecerá el miércoles el primer ministro del país no incluirá compensaciones monetarias, pero se espera que le siga pronto el anuncio de importantes inversiones para mejorar la situación social, sanitaria y educativa de las comunidades aborígenes.

"Nosotros, el Parlamento de Australia solicitamos respetuosamente que esta disculpa sea recibida en el mismo espíritu con el que se ofrece, como parte del proceso de cura de una nación", dice el texto propuesto.

"Hoy tomamos este primer paso mediante el cual reconocemos el pasado y ponemos los cimientos de un futuro que abarca a todos los australianos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios