El Gobierno de Serbia anula de forma anticipada la independencia de Kosovo

  • "El Gobierno declara nulas todas las decisiones de la UE sobre el envío de la misión a Kosovo", señala un documento aprobado por el ejecutivo serbio del nacionalista Vojieslav Kostunica

El Gobierno de Serbia anuló el jueves de forma anticipada la independencia unilateral de Kosovo, que la mayoría albanesa de esa provincia serbia proclamará previsiblemente el domingo o lunes próximos.

La decisión adoptada este jueves deberá ser confirmada por el Parlamento en una sesión extraordinaria a comienzos de la semana que viene.

El ejecutivo de Belgrado calificó la anunciada proclamación de la independencia de Kosovo como una violación del derecho internacional y aseguró que tiene garantizada su soberanía e integridad territorial por la Carta de la ONU y la Resolución 1.244 del Consejo de Seguridad.

El Gobierno serbio considera que Kosovo sigue siendo parte inalienable de su país, e instó a los estados miembros de la ONU a que no reconozcan la soberanía de su provincia más meridional.

Kosovo representa un 15 por ciento del territorio de Serbia y se encuentra bajo administración interina de la ONU desde el fin de la guerra de 1999.

Paralelamente a la anulación de la futura secesión, el ejecutivo de Belgrado advirtió de que la misión policial y judicial que la Unión Europea (UE) pretende enviar a Kosovo para sustituir a la administración de la ONU no puede hacerlo sin el visto bueno del Consejo de Seguridad.

"El Gobierno declara nulas todas las decisiones de la UE sobre el envío de la misión a Kosovo", señala un documento aprobado por el ejecutivo serbio del nacionalista Vojieslav Kostunica, que subraya que esas decisiones no tendrían ningún efecto legal en Serbia y no producirían ningún tipo de compromiso hacia la UE.

En el documento se hace también referencia a la sesión del Consejo de Seguridad -que se reúne el jueves a petición de la propia Serbia y de su aliado Rusia-, al que le pide "que sea anulado de inmediato el acto ilegal sobre la proclamación de la independencia unilateral de la provincia".

Belgrado exige al tiempo al representante especial de la ONU en Kosovo, el alemán Joachim Rücker, que impida la violación de la Resolución 1.244, que en 1999 recogió el plan de paz internacional para Kosovo y garantizó a Serbia la soberanía y la integridad territorial.

La anulación del jueves se produce pocos días después de que el Gobierno serbio superara una seria crisis interna, que amenazaba con desencadenar elecciones anticipadas y desestabilizar el país.

Los dirigentes serbios dejaron de lado sus discrepancias respecto al proceso de acercamiento a la UE y se centraron en Kosovo.

La crisis en el seno del Gobierno -integrado por los partidos de Kostunica, y el presidente serbio, Boris Tadic, y sus respectivos aliados- surgió ante la oposición del primer ministro a firmar un acuerdo político y comercial interino con la UE mientras ésta se incline a favor de la independencia de Kosovo.

Según Kostunica, la firma de ese acuerdo representaría "de forma indirecta el reconocimiento de la independencia de Kosovo".

Tadic está a favor de la firma del documento con la UE, por considerar que el proceso de integración europea de Serbia constituye un asunto separado del estatuto de Kosovo.

Mientras, en Pristina, los líderes albanokosovares ultiman los preparativos para declarar la independencia, en coordinación con EEUU y la UE, y aunque todavía no se conoce la fecha oficial para la proclamación se considera que se trata de cuestión de días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios