EEUU alerta de la radicalización de los inmigrantes en Europa

  • El informe anual del Departamento de Estado advierte que Al Qaeda recupera parte de su capacidad previa al 11-S y es la mayor amenaza terrorista

Al Qaeda logró recuperar parte de su capacidad previa al 11-S y es la mayor amenaza terrorista para EEUU, según el Departamento de Estado, que considera una "prioridad básica" contrarrestar la radicalización de inmigrantes y minorías en Europa por su potencial violento.

El informe anual sobre terrorismo divulgado ayer advierte de la radicalización de las poblaciones de inmigrantes, minorías y jóvenes en Europa, Oriente Próximo y África, y los intentos de los terroristas para aprovecharse de dicha situación.

"La contrarradicalización es una prioridad política básica para Estados Unidos, en particular en Europa, dado el potencial del extremismo violento con base en este continente para amenazar directamente a Estados Unidos y sus intereses clave".

El Departamento de Estado informa de que en 2007 más de 22.000 personas fueron asesinadas por terroristas en todo el mundo, un 8% más que en 2006, aunque disminuyó el número de atentados, 14.499 frente a los 14.570 del año anterior.

Iraq acumula el 60% de las víctimas de atentados terroristas, 13.600, en parte por el aumento de ataques suicidas.

El informe, que el Departamento de Estado presenta cada año al Congreso de Estados Unidos, advierte de que la red Al Qaeda logró fortalecerse en las áreas tribales del noroeste de Pakistán y reconstruyó su estructura directiva.

"Numerosos jefes de alto rango de Al Qaeda han sido capturados o han muerto, pero los líderes siguen planeando atentados y cultivando conexiones operativas más fuertes que irradian desde Pakistán a afiliados en Oriente Próximo, el Magreb y Europa", según asegura el documento.

El "número dos" de la red, Ayman al Zawahiri, se ha configurado como "el planificador estratégico y operativo" más importante de Al Qaeda, constata el Gobierno estadounidense.

En Afganistán, el movimiento talibán y otros grupos insurgentes, algunos vinculados a Al Qaeda, "continuaron amenazando al país", en particular en el este y el sur, donde reclutan militantes entre las tribus pashtun.

El número de atentados perpetrados en ese país centroasiático se elevó un 16% el año pasado, según las cifras del documento.

Además, el informe incluye, como en años anteriores, a Cuba, Irán, Corea del Norte y Sudán en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Venezuela figura además como un país que "no coopera completamente" con los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos.

Cuba, según explicó el coordinador de la Oficina Antiterrorista del Departamento de Estado, Dell Daley, está en la lista sobre todo porque "aporta refugio a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ETA y al Ejército de Liberación Nacional (ELN)".

De todos los países acusados de patrocinar el terrorismo, Irán "sigue siendo el más significativo", señala el informe, que añade que su capacidad de perpetrar operaciones terroristas en el exterior es "un elemento de una importancia crítica en la estrategia de seguridad nacional iraní".

Hezbolá, el grupo chií libanés que Estados Unidos designa como una organización terrorista, es "clave para la estrategia terrorista iraní" y cuenta también con el apoyo de Siria, añade el Gobierno estadounidense.

La actividad terrorista que proviene de los territorios palestinos también es una causa de preocupación para Estados Unidos.

En Colombia, las FARC representan "los crecientes lazos entre el terrorismo y otras actividades delictivas", según el Departamento de Estado.

Enumera entre los logros de la lucha antiterrorista la captura de jefes clave en Pakistán, Etiopía, Iraq y Filipinas, y afirma que se ha creado "un clima operativo menos permisivo para los terroristas, manteniendo a sus líderes ocultos o en fuga, y reduciendo su capacidad de planear y ejecutar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios