Dimite el ministro italiano acusado de corrupción

  • Claudio Scajola habría adquirido un lujoso piso en Roma con dinero negro

El ministro de Desarrollo Económico del Gobierno italiano, Claudio Scajola, presentó ayer su dimisión con el objetivo de poder "defenderse" mejor de las acusaciones que le implican en la ingente trama de corrupción en la concesión de obras públicas para grandes eventos, entre ellos la reunión del G-8.

"Para defenderme no puedo continuar ejerciendo de ministro", explicó Scajola durante una rueda de prensa. En los últimos días y también en la mañana de ayer, el ministro volvió a reiterar su inocencia y rechazó todas las acusaciones.

"Cada día me veo expuesto a reconstrucciones periodísticas contradictorias. No deseo esta situación a nadie", lamentó, asegurando que las acusaciones son fruto de "una campaña mediática" ya que, al menos de momento, "no estoy siendo investigado" por la Magistratura, recordó.

Scajola aseguró que cuenta con la "estima" del primer ministro, Silvio Berlusconi, así como la de todo el Gobierno por su trabajo realizado al frente del Ministerio de Desarrollo Económico.

En concreto, la dimisión de Scajola se debe a las informaciones publicadas en los últimos días por la prensa en las que se le acusa de haber comprado con dinero negro una lujosa casa con vistas al Coliseo romano.

Scajola habría adquirido la mansión gracias a los 900.000 euros que habría puesto a su disposición el constructor Diego Anemone, que es uno de los principales acusados en la trama de corrupción relacionada con las obras del G-8.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios