Dimite el ministro británico de Trabajo acusado de corrupción

  • La Policía investiga a Peter Hain en relación con unas donaciones no declaradas a su campaña

El ministro británico de Trabajo y Pensiones, Peter Hain, se convirtió ayer en el primer miembro del Gobierno de Gordon Brown en renunciar por un escándalo sobre la financiación de los partidos políticos que erosiona al Partido Laborista desde hace meses.

"No me queda más alternativa que renunciar" para "limpiar mi nombre", declaró Hain, involucrado en un escándalo sobre la financiación de su campaña en el partido.

Hain, de 57 años, pidió "disculpas por los errores" que cometió al no haber declarado donaciones por valor de 137.000 euros destinadas a financiar su infructuosa campaña, a mediados de 2007.

"Cometí un error inocente", declaró el ministro. "Lamento mucho esos errores", agregó Hain, quien anunció su renuncia pocos minutos después de que la Comisión Electoral informara que había solicitado a Scotland Yard la apertura de una investigación sobre el asunto.

La renuncia del ministro constituye un nuevo revés para Brown, que viene siendo castigado en los últimos sondeos.

El primer ministro aceptó inmediatamente la dimisión. Su decisión de renunciar es "correcta y honorable, dadas las circunstancias y su deseo de limpiar su nombre", le escribió Brown a Hain, en un comunicado divulgado por Downing Street.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios