Crece la tensión en Nápoles por la quema de asentamientos de gitanos rumanos

  • Las agresiones xenófobas se desataron el pasado sábado, cuando una joven rumana intentó secuestrar un bebé en un domicilio

Comentarios 2

La periferia de la ciudad de Nápoles, en el sur de Italia, ha vivido en los últimos días un aumento de casos de agresión contra asentamientos gitanos de origen rumano, que han acabado con la quema de algún campamento.

La ola de agresiones se desató el pasado sábado, cuando una joven rumana de 16 años supuestamente entró en una casa de la periferia de Nápoles, en Ponticelli, e intentó secuestrar a un bebé de seis meses.

La madre del bebé alertó del suceso y los vecinos del inmueble consiguieron frenar a la joven, que finalmente tuvo que ser protegida por los agentes de policía que habían acudido al lugar, ya que las personas que socorrieron al pequeño querían lincharla.

Tres horas después del intento de secuestro, un joven rumano recibió una fuerte paliza y fue acuchillado en la espalda, mientras que el lunes tres personas prendieron fuego a la entrada de uno de los campamentos.

La noche del lunes al martes un grupo de jóvenes lanzaron desde el coche cócteles molotov a otro asentamiento e incendiaron cuatro barracas, mientras que en otro campamento se registró una agresión con piedras.

El martes, después de que el juez confirmara el arresto de la joven acusada del secuestro del bebé, tuvieron lugar nuevos ataques a los asentamientos, que obligaron a trasladar a todos los gitanos a un mismo campamento bajo protección policial.

Hoy se ha trasladado a los gitanos a un nuevo emplazamiento del que no ha trascendido ningún detalle y se han registrado otros dos incendios en asentamientos abandonados.

Esta no es la primera vez que en Italia se registran casos de agresión y xenofobia contra la comunidad gitana.

En 2007, la organización Romani Criss, defensora de los derechos de los gitanos de Rumanía, denunció el racismo al que está sometida su comunidad en Italia.

Este mismo año, el Grupo Armado para Purificación Étnica (GAPE), responsable de un incendio en el que perecieron carbonizados cuatro niños gitanos rumanos de entre 4 y 11 años, envió una carta a la prensa con un ultimátum a los gitanos de Italia para que abandonaran el país en un plazo de 20 días.

Estos incidentes se suman a la tensión nacida por el paquete de medidas sobre seguridad que prepara el Gobierno de Silvio Berlusconi, con el que se contempla luchar contra la inmigración ilegal y que ha levantado recelos en algunos países, como Rumanía.

Desde el pasado octubre, políticos y medios de comunicación han llevado a cabo una campaña contra los miembros de esta etnia, después de que una mujer en Roma fuera presuntamente asesinada por un ciudadano gitano originario de Rumanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios