Clinton hablará en China de economía, cambio climático y... derechos humanos

  • La secretaria de Estado norteamericana inicia la última etapa de su gira asiática con una amplia agenda de temas · En Seúl instó a Corea del Norte a que abandone las "provocaciones" y dialogue

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, inició ayer una visita a China, última etapa de su gira por Asia, con el deseo de que el espinoso tema de los derechos humanos no bloquee las discusiones sobre la crisis económica mundial o el cambio climático.

"Las sucesivas administraciones (estadounidenses) y los gobiernos chinos se han agitado con esa cuestión (de los derechos humanos) y hay que seguir presionando. Pero no debe interferir con la crisis económica mundial, el cambio climático y la seguridad", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense al partir de Seúl rumbo a Pekín.

En Seúl, Clinton instó a Corea del Norte "a cesar su guerra verbal" contra su vecino del Sur y advirtió al régimen comunista de Pyongyang que proferir injurias y amenazas contra los responsables surcoreanos no favorecerá la mejora de las relaciones con Washington.

La jefa de la diplomacia estadounidense fue contundente en su mensaje a Corea del Norte, que ayer mismo advirtió al Sur que está lista para un posible choque militar "en cualquier momento".

En una rueda de prensa conjunta con el ministro surcoreano de Exteriores, Yu Myung-hwan, Clinton insistió en que Pyongyang debe desnuclearizarse de forma "completa y verificable" en el marco del diálogo a seis bandas en el que participan EEUU, China, Japón, Rusia y las dos Corea.

En China, donde permanecerá hasta mañana, la secretaria de Estado se reunirá el sábado con el presidente chino, Hu Jintao; el primer ministro, Wen Jiabao, y el jefe de la diplomacia, Yang Jiechi.

"No sabemos aún cómo dialogaremos sobre la crisis económica y los problemas de seguridad" como el extremismo en Afganistán y Pakistán, explicó también Clinton al partir de Seúl.

"Si hablamos de eso, en gran medida es porque ahí están las posibilidades de intercambio. Lo que no quiere decir que estemos menos preocupados" por la cuestión de los derechos humanos en China, especificó.

Pekín es la cuarta y última etapa de la gira asiática de Clinton, después de Corea del Sur, Indonesia y Japón, en su primer viaje al extranjero como miembro de la Administración del presidente Barack Obama.

China, aliada de Corea del Norte, es además la anfitriona de las negociaciones a seis para desmantelar las instalaciones y programas nucleares norcoreanos.

Sin embargo, el proceso está en punto muerto por los desacuerdos sobre la manera de verificar el proceso de desnuclearización.

Antes de su gira, Hillary Clinton abogó por un diálogo ampliado con Pekín para distinguirse de la Administración del anterior presidente estadounidense, George W. Bush, más centrada en las cuestiones económicas.

Clinton desea una mayor cooperación en la seguridad regional y la lucha contra el cambio climático y las enfermedades pandémicas. La secretaria de Estado norteamericana está acompañada en Pekín por su emisario para el cambio climático, Todd Stern.

Bush siempre rechazó medidas vinculantes contra el cambio climático que no implicaran también a las economías emergentes como China o India, pero Obama ha decidido ahora implicarse más en la lucha contra el calentamiento global. China y Estados Unidos son los dos mayores emisores mundiales de gases con efecto invernadero, a los que los científicos atribuyen el cambio climático.

En todo caso, las cuestiones económicas dominarán las conversaciones bilaterales. Clinton destacó el viernes que, en este sentido, no considera al gigante asiático como un enemigo y dijo que la primera y la tercera economías mundiales deben colaborar.

"La emergencia de China no es en sí una amenaza para Estados Unidos", declaró a la CNN.

"El hecho de que la economía china depende fuertemente del consumidor estadounidense ha sido una gran fuente de crecimiento para China", destacó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios