Bush no hablará con "el tirano Raúl Castro" hasta que haya libertad

  • El presidente norteamericano reitera que su país mantendrá el embargo hacia Cuba

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, insistió ayer en que no mantendrá un diálogo con el nuevo jefe de Estado cubano, Raúl Castro, al que llamó "tirano", en tanto no se produzca una verdadera democratización en la isla. En una rueda de prensa en la que abordó una gran variedad de asuntos, Bush afirmó que una reunión con Castro enviaría "el mensaje equivocado" a los defensores de los derechos humanos y serviría para "dar prestigio a un dictador".

En su lugar, señaló el gobernante, Estados Unidos seguirá insistiendo en su política actual y mantendrá su presión "hasta que Cuba empiece a alcanzar la libertad", explicó. En este sentido, afirmó que tras la confirmación de Raúl Castro como nuevo presidente cubano "mantendremos el embargo" económico que EEUU impone a Cuba desde hace casi cincuenta años y que representa la piedra angular de su política contra el régimen comunista.

"Mantendremos el embargo y seguiremos insistiendo (en la democratización) hasta que Cuba empiece a alcanzar la libertad", señaló el presidente norteamericano. Según Bush, sentarse a la mesa con un dictador "disminuye el prestigio de mi cargo y eleva el suyo, que podría decir: 'Mírenme, hasta el presidente de EEUU me reconoce".

"No es otra cosa que una prolongación de lo que hizo su hermano (Fidel), que consistió en arruinar una isla y encarcelar a la gente por sus opiniones", añadió, en respuesta al precandidato demócrata Barack Obama, que se declaró dispuesto a reunirse con el nuevo dirigente cubano, aunque tras un trabajo preparatorio.

El senador por Illinois, que lucha con Hillary Clinton por ser el candidato de su partido a la Presidencia, calificó de "fracaso" la política de embargo de Estados Unidos contra Cuba y prometió levantar algunas de las medidas impuestas por Bush en 2004 como los límites a los viajes y las remesas de los exiliados cubanos en EEUU , si llega a la Casa Blanca.

El presidente republicano también salió al paso de las recientes y fuertes críticas tanto de Obama como de Clinton contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que prometieron renegociar si un demócrata gana las elecciones del próximo 4 de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios