Bush acusa a Irán de querer ver a Israel "eliminado del mapa"

  • El presidente de EEUU dijo en el Parlamento israelí que garantizará que el país judío no desaparezca nunca y que "los palestinos tendrán también su Estado"

El presidente de EEUU, George W. Bush, dio ayer todo su respaldo a Israel en "la lucha contra el terrorismo", y afirmó en el Knesset (el parlamento israelí) que su país se encargará de garantizar que el Estado judío no desaparezca nunca pese a las amenazas que pueda recibir del exterior.

"Masada nunca volverá a caer. Estados Unidos estará a vuestro lado", afirmó Bush arrancando aplausos en la Cámara y poniendo en pie a la práctica totalidad de los diputados israelíes al hacer referencia a esa fortaleza, que visitó ayer y fue el último reducto de resistencia judía frente al imperio romano hace dos mil años.

En cuanto a las amenazas de Teherán a territorio judío, Bush afirmó que "el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, sueña con que Oriente Próximo retroceda a la Edad Media y quiere que Israel sea eliminado del mapa". "Como testigos del mal pasado, tenemos la solemne responsabilidad de tomarnos en serio estas palabras", añadió.

Bush también recibió fue ovacionado al pronunciar en hebreo las palabras "feliz día de la independencia", por el 60 aniversario del Estado judío, y al recordar a Ariel Sharon, asegurando que "las oraciones del pueblo (norte)americano" están con el ex primer ministro israelí, en coma desde hace dos años.

En una intervención plagada de referencias bíblicas y religiosas en la que fue interrumpido numerosas veces por los aplausos de los parlamentarios, el presidente estadounidense reafirmó el mensaje, repetido hasta la saciedad durante su actual visita, de que Israel "no está solo". "En Israel hay quizás siete millones de habitantes, pero en vuestra lucha contra el terrorismo sois 307 millones porque América está a vuestro lado", manifestó.

Además de los lazos de unión históricos con Israel, el discurso de Bush se centró en las amenazas comunes, en concreto en la posibilidad de que Irán adquiera armas nucleares. "El mundo no puede permitir que Irán tenga armas nucleares, por el bien de la paz mundial", algo que también apoyó en su discurso el primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Sobre el proceso de paz con los palestinos, que impulsa Estados Unidos desde la conferencia de Annápolis celebrada el pasado noviembre, Bush se mostró optimista en que ambas partes lleguen pronto a un acuerdo, y aseguró que "los palestinos tendrán también su Estado".

El mandatario republicano advirtió de nuevo sobre el peligro que supone para la estabilidad internacional la existencia de grupos como la milicia chií libanesa Hezbolá y el movimiento islamista palestino de Hamas, y habló de un futuro en el que "Irán y Siria serán naciones pacíficas", "el pueblo de Beirut será libre" y "Al Qaeda, Hamas y Hezbolá habrán sido derrotados".

George y Laura Bush, amantes de Tierra Santa desde que retomaron la práctica religiosa evangelista, fueron acompañados en su visita a Masada por Ehud Olmert y su mujer Aliza, y después regresaron a Jerusalén para dirigirse al Parlamento israelí, lo que hasta ahora solo han hecho una veintena de líderes mundiales.

Bush, recibido con honores militares en la Knesset, recordó ayer otra vez que "Estados Unidos e Israel comparten la creencia de que todos los pueblos tienen el derecho a vivir en paz, que la democracia es el mejor camino para garantizar los derechos humanos, que la libertad de culto es fundamental para las sociedades civilizadas, y que el uso de la violencia para conseguir objetivos políticos es siempre erróneo".

Ayer por la tarde, el presidente estadounidense se reunió tras su intervención en la Knesset con el enviado del Cuarteto de Oriente Próximo, Tony Blair, para conocer los avances en la aplicación de la Hoja de Ruta, el plan de paz que sirve de guía a las negociaciones políticas entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Anoche Bush cenó en privado con el matrimonio Olmert, para proseguir hoy su gira por Oriente Próximo, que también incluye escalas en Egipto y Arabia Saudí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios