Bruselas defiende una norma europea sobre los escáneres corporales

  • España reitera que no los implantará en los aeropuertos hasta que haya una decisión de la UE.

El comisario de Transportes, Antonio Tajani, defendió la necesidad de una normativa común en la Unión Europea sobre el uso de escáneres corporales de seguridad en los aeropuertos con el fin de evitar actuaciones unilaterales y divergentes en los Estados miembros. Tajani explicó que la próxima Comisión podría presentar una nueva propuesta para regular los escáneres si constata que no afectan a la salud y a los derechos humanos de los pasajeros. Por su parte, el Gobierno español, a través del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, reiteró que no implantará los escáneres hasta que haya un decisión de la UE. 

Los expertos de seguridad aérea de los países de la UE se reunieron para examinar la introducción de los escáneres corporales en los aeropuertos y discutir si son necesarias medidas de seguridad adicionales para prevenir ataques terroristas en los aviones. "Es mejor tener un reglamento europeo en lugar de dejar a cada Estado miembro decidir, como pueden hacerlo, si utilizan o no lo escáneres corporales. Porque el riesgo es que un país use los escáneres corporales y otro país no los use. Creo que es mejor tener un sistema europeo", dijo Tajani en rueda de prensa. 

Tras el atentado fallido de Al Qaeda el pasado 25 de diciembre contra un avión de Northwest Airlines que cubría la ruta Amsterdam- Detroit, algunos Estados como Reino Unido y Países Bajos anunciaron que introducirán los escáneres corporales en los aeropuertos. 

"Si no hay problemas por lo que se refiere a la libertad de los ciudadanos o a la salud, no excluyo que la Comisión, el nuevo comisario de Transportes, pueda presentar algo sobre los escáneres corporales", explicó Tajani. No obstante, dejó claro que para que prospere una normativa común de la UE es necesario el acuerdo de los Estados miembros y de la Eurocámara.

El Ejecutivo comunitario propuso en 2008 la introducción de este tipo de aparatos en los aeropuertos como medida de seguridad complementaria, dejando claro que su uso sería voluntario para los pasajeros. Sin embargo, se vio obligado a abandonar la idea debido a las reticencias mostradas por la Eurocámara y por algunos Estados miembros como Alemania. 

El Parlamento Europeo expresó sus reservas sobre la utilización de esta herramienta al considerar que podría tener un impacto grave en los derechos fundamentales de los ciudadanos y pidió entonces a la Comisión que recabara más información sobre las repercusiones en la salud y en la dignidad humana antes de tomar la decisión de su aprobación o su rechazo. El Ejecutivo comunitario está analizando ahora estas repercusiones. 

Si el pasado lunes eran el Ministro de Fomento, José Blanco, y el del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quienes anunciaron que España no adoptaría esta medida hasta que no se alcanzara un acuerdo en el seno de la Unión Europea, este jueves ha sido el de Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, quien ha reiterado sus palabras. Moratinos repitió que los aeropuertos españoles no contarán con los escáneres corporales hasta que la Unión Europea adopte una decisión en este sentido. Así lo dijo en rueda de prensa junto con su colega argelino, Morad Medelsi, ya que se trata de un aspecto que España quiere tratar "dentro del marco europeo". Moratinos confirmó que este asunto "se inscribirá en el orden del día de la primera reunión de ministros de Justicia e Interior" europeos, quienes evaluarán "cuál es el mejor método para garantizar la seguridad de los ciudadanos". "Y, a partir de ahí, cuando haya una decisión europea, España tomará las medidas que considere oportunas dentro de ese marco y política europeos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios