Brown tiene que hacer frente a un nuevo movimiento para desbancarle

  • Dos ex ministros laboristas de especial relevancia exigen a sus compañeros una votación secreta sobre el liderazgo del actual 'premier' · Creen que es la única manera para plantar cara a los conservadores

Dos ex ministros laboristas británicos exigieron ayer la celebración de una votación secreta entre los diputados de su formación para resolver "de una vez por todas" el liderazgo del primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown. Según informaron medios británicos, Patricia Hewitt, ex titular de Sanidad, y Geoff Hoon, antiguo responsable de Defensa, han enviado mensajes a los parlamentarios laboristas para pedir una votación interna sobre si Brown debe continuar como líder del laborismo.

Cuando faltan unos meses para los comicios generales británicos, que deberán convocarse como muy tarde en junio, el apoyo al laborismo ha descendido y algunos dirigentes cuestionan desde hace un tiempo la capacidad del actual jefe del Gobierno para conseguir una cuarta victoria del partido.

En los sondeos sobre intención de voto, los conservadores de David Cameron -primeros de la oposición- parten como favoritos para ganar las elecciones generales.

El ex ministro británico de Interior Charles Clarke confirmó que había recibido la misiva de sus colegas y se mostró partidario de la votación entre los diputados laboristas.

En su carta, Hewitt y Hoon destacan que si no se resuelve el asunto del liderazgo de Brown, esto puede perjudicar la campaña del laborismo de cara a las elecciones generales.

"Mis colegas han expresado su frustración por la forma en que este asunto está afectando a nuestro trabajo político. Entonces hemos llegado a la conclusión de que la única manera de resolverlo sería permitir que cada miembro del partido exprese su punto de vista en una votación secreta", indica la carta divulgada por los medios británicos.

Ante "una campaña electoral exigente y difícil, debemos tener un partido parlamentario determinado y unido", agrega el texto.

"Es nuestro trabajo encabezar la lucha contra nuestros opositores políticos. Sólo podemos hacer esto si resolvemos estas distracciones (sobre los rumores relativos a la capacidad del liderazgo de Brown). Esperamos que apoyéis esta propuesta", añade.

En su misiva, los ex ministros también resaltan que el grupo parlamentario laborista está "profundamente dividido" sobre el liderazgo de Gordon Brown.

Consideran que el proceso para decidir el liderazgo de la formación podría efectuarse rápidamente y con la mínima alteración posible para el trabajo de los parlamentarios y del Gobierno.

En unas declaraciones a la BBC, Hewitt explicó que la votación secreta podría convocarse para el próximo lunes, 11 de enero, y los resultados podrían conocerse esa misma tarde.

Agregó que ella y Hoon creen que las divisiones en el partido y los ataques contra Brown de algunos colegas deben terminar. "El asunto de la votación cerraría de una vez por todas este asunto y nos daría la mejor oportunidad de derrotar a David Cameron", señaló la ex titular de Sanidad.

Por otra parte, el grupo paramilitar unionista más importante de Irlanda del Norte anunció en Belfast la conclusión de su proceso de desarme, doce años después del acuerdo de paz que puso fin a varias décadas de violencia en esa provincia británica.

El brazo político de la Asociación de Defensa del Ulster (UDA), que habría cometido unos 400 asesinatos durante el conflicto norirlandés, dijo haber inutilizado definitivamente todo su arsenal. En septiembre de 2009, el secretario para Irlanda del Norte, Shaun Woodward, anunció que la UDA y su facción disidente se habían comprometido a destruir su arsenal en seis meses.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, recibió con satisfacción esta "nueva etapa importante en el proceso de paz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios