Brown muestra su "decepción" con EEUU por no informar de los vuelos de la CIA

  • El primer ministro británico, Gordon Brown, expresó su "decepción" por el hecho, revelado hoy, de que dos vuelos secretos de la CIA estadounidense que transportaban a sospechosos de terrorismo hicieron escala en suelo británico sin el conocimiento del Gobierno del Reino Unido.

En una rueda de prensa celebrada en Bruselas, Brown calificó de "muy grave" la información revelada hoy por el secretario del Foreign Office, David Miliband, y aseguró que el Gobierno británico acababa de ser informado por Estados Unidos sobre unos hechos "que sucedieron en 2002".

En una declaración a la Cámara de los Comunes, Miliband admitió que, debido a "errores de registro", las autoridades de Estados Unidos no le habían alertado hasta ahora de esos vuelos, cuya existencia el Gobierno británico siempre ha negado.

Según Miliband, la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, le expresó su "profundo pesar" por el error, que se cometió "de buena fe", y le garantizó que el territorio británico no volvería a utilizarse para ese tipo de vuelos sin el permiso pertinente.

En Bruselas, Brown también subrayó el hecho de que Estados Unidos haya sido el primero en lamentar lo ocurrido y dijo compartir "el sentimiento de decepción que todo el mundo puede tener".

"Lo importante ahora es poner en marcha los procedimientos más adecuados para que esto no vuelva a ocurrir", afirmó Brown, quien ha descartado dimisiones.

Interrogado en la misma rueda de prensa, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recordó que Bruselas siempre ha pedido a todos los estados miembros que sean transparentes e investiguen las alegaciones relacionadas con detenciones extrajudiciales y entregas extraordinarias en la lucha contra el terrorismo.

"Merece por supuesto nuestro apoyo todo lo que se haga en favor de la transparencia en esta cuestión", afirmó en alusión al reconocimiento de los hechos por el gobierno británico.

Al parecer, dos vuelos de la CIA estadounidense que transportaban sospechosos de terrorismo pararon a repostar en 2002 en la isla de Diego García, un territorio británico en el océano Índico que el Reino Unido tiene alquilado a una base militar estadounidense.

Los dos aviones transportaban cada uno a un supuesto terrorista, que no eran de nacionalidad británica ni residentes en el Reino Unido. Uno de los aviones iba en ruta a Guantánamo (Cuba) y el otro, a Marruecos.

A la pregunta de quién controla en realidad el espacio aéreo británico, Estados Unidos o el Reino Unido, el primer ministro respondió con un lacónico: "el Reino Unido, como usted sabe".

Brown ha insistido en que es "desafortunado" que los hechos ocurrieran y "desafortunado" no haberlo sabido, pero lo importante ahora es poner en marcha procedimientos que garanticen que no volverán a repetirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios